Ya en la época de los antiguos celtas se celebraba esta verbena la noche de san Juan, su principal significado era celebrar el instante en el que el Sol se hallaba en su máximo esplendor, el día que más horas tenia de Sol al año.

La noche de San Juan se conmemora la víspera del 24 de junio, para celebrar la llegada del solsticio de verano en el hemisferio norte. En cada lugar se celebra atendiendo a sus tradiciones, pero todos giran en torno a la glorificación del fuego por medio de la hoguera y la presencia del agua que también es una parte esencial en los ritos de esta mágica noche.

No falta esta noche la típica verbena, que nuestros antepasados celebraban con las jóvenes casaderas del pueblo, creyendo que la magia haría que el hombre que ocupaba su corazón fuera conducido hasta ellas.

Son muchos los rituales que esta noche se practican, con el fin de espantar a los malos espíritus y todo lo negativo que ha sucedido durante el año. Y así dar paso a los deseos más positivos que nos alejen del sufrimiento.

Rituales de la noche de San Juan

Una de las tantas costumbres es aquella en que las jóvenes arrojan guirnaldas trenzadas por ellas a sus amados a través de las llamas y ellos deben recogerlas antes de que caigan al fuego. Las guirnaldas se guardan como talismanes de buena fortuna y, ocasionalmente, se quemaba alguna cinta en el hogar para procurar protección de sus habitantes y animales

Dicen que la higuera florece por única vez en la víspera de San Juan a las doce de la noche, y desaparece. Quien logra aprisionarla entre sus manos, se enriquece y es feliz por toda una vida. Para esto es necesario subirse al árbol y observar las ramas más altas, lugar donde florece la flor. Debe tomar sólo una y ponérsela en el pecho y después bajar del árbol. Al día siguiente desaparece la flor, pero el valiente tendrá fortuna y felicidad.

Hacer una lista en papel con los elementos a nivel físico que se considere que ya no tienen espacio en nuestra vida, que han cumplido su papel, tal vez incluso hayamos aprendido con ellos y nos han fortalecido pero que queremos eliminar, y a las doce de la noche haciendo coincidir con el cambio del día 23 al día 24 de junio se quema en la hoguera. De esta forma se va todo lo malo y comienza un año que traerá fortuna y felicidad.

Rituales de la noche de San Juan por tierras españolas

En la actualidad es tradicional que la gente se reúna en fiestas de casas particulares o las que se organizan por todas las ciudades. Se tiran petardos, tracas y cohetes, de todos tamaños e intensidades en función de la edad de quien los manipule, se hacen exhibiciones pirotécnicas que iluminan la noche y llenan los cielos de infinidad de colores y alegría. Se baila, en casa o en las verbenas de los barrios, y la gente ve quemar las hogueras, en las cuales se suelen quemar muebles viejos, apuntes y libros que tanto han agobiado a los estudiantes durante el curso, algunas de ellas grandiosas, con la alegría propia de una gran fiesta, para acabar de madrugada con un baño en la playa para mantener una salud de hierro durante todo el año y purificarse de todos los males anteriores.

Es típico también saltar la hoguera, con el peligro que conlleva. Y una vez que la hoguera está acabando pisar sus ascuas con una persona subida a la espalda.

Todos estos rituales han ido pasando de generación en generación a lo largo de la historia, con el fin de fortalecerse tanto física como mentalmente.