La práctica de ritos para atraer la buena suerte y la prosperidad no es nueva. Son incontables las costumbres y tradiciones que se han ido tejiendo alrededor de llamada "Nochevieja" y el recibimiento del año nuevo, relacionado indiscutiblemente con un nuevo comienzo en el que se pretende atraer todo lo bueno y positivo para lograr bienestar durante los siguientes doce meses.

Es medianoche y el tiempo es corto, pues en teoría hay un solo minuto para cumplir con las distintas supersticiones y cábalas y dar la bienvenida al nuevo año; aunque se puede hacer una excepción y tomarse unos minutos más después de las doce para "asegurar" que el año siguiente llegue lleno de felicidad y prosperidad.

¿Cómo hacer para cumplir con todos los rituales de año nuevo?

No es necesario - ni posible - cumplir con todos los rituales que se conocen. Basta con elegir los que más se acoplen a las prioridades, deseos y costumbres de cada persona. Sin embargo, y para aprovechar bien los minutos de transición entre un año y otro, se presentan a continuación varias opciones que permitirán optimizar el tiempo en este fin de año.

Durante el 31 de diciembre (en el día):

  • Utilizar toda la ropa nueva, para lo cual se pueden guardar los regalos recibidos en Navidad y estrenarlos ese día.
  • Encender velas de colores para tener paz y armonía en el año venidero. Algunas personas utilizan velas con el color de su signo del zodíaco, pero también se suelen usar los colores clásicos para atraer el amor, la paz, la salud, etc.
  • Adornar la casa con espigas, de preferencia naturales. Eso traerá prosperidad.
  • Limpiar la casa y deshacerse de cosas viejas o rotas servirá también para limpiar las malas energías.
  • Usar ropa interior de colores de acuerdo a lo que más interese conseguir en el año: roja para el amor, amarilla para la suerte, blanca para la salud o verde para el dinero.
  • Usar un billete – del más alto valor que se pueda conseguir – en el pie derecho y guardarlo todo el año hasta gastarlo el 31 de diciembre siguiente. El dinero no faltará.
  • Escribir en un papel tus deseos, sueños, objetivos y nuevas metas y conservarlo hasta medianoche. Escribir, en otro papel, las cosas malas y negativas del año que se va.

Al llegar la medianoche:

  • Comer una cucharada de lentejas para asegurar el alimento durante el año que llega.
  • Correr con una maleta alrededor de la manzana para viajar mucho. Debe ser preparada con todo lo que se considera indispensable para un viaje. Es aconsejable utilizar una mochila o un bolso que pueda ser cargado en la espalda y que deje las manos libres; eso dará comodidad para cumplir con otros rituales.
  • Comer doce uvas, una por cada mes del año y una con un deseo diferente. Para ahorrar tiempo se recomienda comerlas mientras se corre alrededor de la manzana y para no olvidar o repetir los deseos, éstos se pueden escribir en un papel que se tenga a mano.
  • Abrir el papel de los sueños y objetivos que se escribió en el día y leerlo. Esto ayudará a que se hagan realidad. Este puede ser el mismo papel que se usa al momento de comer las uvas.
  • Lavarse las manos con vino dulce o meterlas en una fuente con azúcar para luego enjuagarlas con champagne. Asegura la prosperidad económica.
  • Finalmente, quemar el papel que contiene todas las cosas malas y negativas del año que se va para que no se repitan. La idea es dejar ir en el fuego las frustraciones, la ira, la tristeza y darle la bienvenida al nuevo año con mucho positivismo.
Estos y muchos otros rituales son practicados por millones de personas alrededor del mundo. Ciertos o no, cada vez cobran más fuerza y año tras año captan más adeptos. ¡Ojalá los resultados sean siempre positivos!