La cárcel para quien mata un rinoceronte, se apropia de su cuerno y lo vende en el mercado negro en África o Asia. La WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza), en ocasión de la Segunda Jornada Mundial del Rinoceronte, pidió dicha pena para cazadores furtivos; esperando el proceso que se discutirá esta semana en la Corte de Pretoria y que ve entre sus imputados a 11 personas sospechosas de haber matado 20 rinocerontes, entre las cuales se encuentran un operador de turismo que organiza safaris, veterinarios y un piloto aéreo.

La caza furtiva de rinocerontes

Los cazadores utilizan flechas con anestesia para adormecer al animal y poder cortarle el cuerno. El animal es abandonado y muere desangrado.

La mayor parte de episodios de caza furtiva se ha verificado en el Parque Nacional Kruger, aunque también en reservas privadas. La policía efectuó 265 arrestos, con condenas hasta 12 años de cárcel. “Los funcionarios de Sudáfrica, donde vive la mayor parte de los rinocerontes del mundo, han respondido aumentando la protección a los rinocerontes, conduciendo acciones penales más rigurosas e imponiendo penas severas a los criminales de fauna selvática”, comentó Massimiliano Rocco, responsable de Traffic WWF Italia, programa para el control del comercio de la fauna selvática. "A esta acción de los países sudafricanos debería corresponder un compromiso por parte de los países asiáticos, donde la demanda de consumidores del cuerno del rinoceronte incita a los cazadores ilegales”, continuó Rocco.

El comercio ilegal de los cuernos de rinoceronte

La demanda del cuerno para uso medicinal en el extremo Oriente es la causa del peligro de extinción de las tres especies de rinocerontes asiáticos. El último rinoceronte en China murió hace más de mil años. La medicinal tradicional china utiliza el cuerno de rinoceronte para curar la fiebre y otras enfermedades como epilepsia, malaria, intoxicaciones y abscesos. En los mercados orientales el cuerno del rinoceronte africano se paga de 2 a 3 dólares el gramo, mientras que el de la especie asiática es más compacto y caro, llegando a costar entre 22 y 66 dólares el gramo (más caro que el oro).

Sin embargo, en Yemen, el uso del cuerno de rinoceronte no es solo medicinal, sino que se ha convertido en un símbolo de estatus para los hombres, que lo usan como mango del jambiya, el tradicional puñal curvo. La riqueza alcanzada por el petróleo ha hecho aumentar esta moda, contribuyendo a la muerte del 90% de los rinocerontes de Kenya, Tanzania y Zambia y a la extinción en otros siete países.

Los rinocerontes, en peligro de extinción

Las cinco especies de hoy de la familia Rinocerontidi descienden de las más de 30 especies que habitaban la tierra 60 millones de años atrás. Las especies existentes son: rinoceronte blanco (Ceratotherium simum), rinoceronte de Sumatra (Dicerorhinus sumatrensis), rinoceronte negro (Diceros bicornis), rinoceronte de Giava o de la Sonda (Rhinoceros sondaicus) y rinoceronte indio (Rhinoceros unicornis). El blanco y el negro se encuentran en África y los otros tres, en Asia. La distribución del animal en el mundo se encuentra solo en estos dos países y todas las especies se encuentran en riesgo de extinción. De los 80 mil presentes en los años ’70, se redujeron a a poco más de 15 mil (de los cuales 10 mil pertenecen al rinoceronte blanco).

El gobierno de Sudáfrica organizó una reunión que tendrá lugar a fines del presente mes, con delegaciones del gobierno de China y Vietnam. Para salvar a los rinocerontes es necesario que los gobiernos africanos y asiáticos trabajen juntos, aumentando la vigilancia en los parques y las penas a quienes amenazan la destrucción de gran parte del patrimonio natural de África.