Aunque las tiendas de juguetes eróticos han cambiado mucho desde aquellos sex-shops de los años ochenta y noventa, dedicados en exclusiva a público masculino y con un ambiente sórdido y oscuro, todavía hay mujeres que no se sienten cómodas acudiendo a una de estas tiendas, o también, por qué no, prefieren realizar la compra en un ambiente distendido, con un grupo de amigas.

El concepto de reunión Tupperware

En las últimas décadas, fueron muy conocidas las reuniones Tupperware, en las que una promotora de la marca daba a conocer los productos a grupos de amas de casa. Todos salían ganando: la promotora conseguía un dinero extra para llegar a fin de mes, la dueña de la casa recibía regalos o descuentos por prestar su hogar para la reunión y las personas que acudían conocían el producto.

Así, las reuniones tuppersex no son más que la evolución de un concepto muy antiguo y con conocido éxito.

Organización de una reunión tuppersex

Organizar una reunión tuppersex es fácil. Sólo hace falta ponerse en contacto con una de las diversas empresas de artículos eróticos y concretar una cita. Normalmente, es necesario un mínimo de personas y que aporten una pequeña cantidad de dinero o bien, realicen una compra por dicho valor para cubrir los gastos de desplazamiento de la asesora.

Una reunión tuppersex puede realizarse en prácticamente cualquier lugar que asegure intimidad y comodidad para los asistententes: una casa, un bar con zonas reservadas, o incluso las mismas tiendas después del cierre.

Ventajas de las reuniones tuppersex

  • Intimidad: al elegir las asistentes el lugar y las personas que acuden a la reunión, existe intimidad suficiente como para poder hablar con naturalidad sobre los productos y preguntar dudas. Suelen ser reuniones de mujeres, para mujeres, lo que aumenta, si cabe, esa sensación de intimidad.
  • Comodidad: las asistentes a la reunión pueden conocer de primera mano los distintos juguetes eróticos para elegir con mayor comodidad que la que ofrece, por ejemplo, una página web. Solo tienen que decidir qué productos comprar y unos días después la asesora se los entregará en su domicilio sin cargos adicionales.
  • Bajo precio: normalmente, las personas que acuden a una reunión tuppersex disfrutan de descuentos respecto a los precios de venta en tiendas o páginas web.
  • Diversión: una reunión tuppersex puede convertirse en algo muy divertido, por lo que es interesante para rellenar una tarde de domingo sin planes o una despedida de soltera, por ejemplo.

Ser asesora tuppersex

En tiempos de crisis, toda fuente de ingresos puede resultar interesante, por lo que ser asesora tuppersex supone una forma relativamente sencilla de conseguir un dinero extra, ya que además, no podemos olvidar que se trata de un negocio en expansión, que está teniendo mucho éxito en todo el mundo.

Los requisitos para ser asesora tuppersex dependen de la empresa en la que se desarrolle esta función, pero normalmente es necesario ser mujer (por estar enfocadas las reuniones a este público) con conocimientos de sexualidad y sobre todo, que le guste el sexo y los juguetes eróticos y no tenga tabúes a la hora de hablar de ellos.