Las reservas naturales peruanas están comprendidas en el Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SINANPE), suman actualmente 63 y continúan aumentando. Entre ellas destaca la Reserva Nacional Pacaya-Samiria, con una superficie de 2.080.000 ha que la hacen la mayor del Perú, la segunda de la cuenca amazónica de la que es parte, y la cuarta de Suramérica.

La más grande de las áreas protegidas de Perú

Fue establecida el 4 febrero de 1982, mediante Decreto Supremo Nº 016-82-AG, para preservar la particular biodiversidad de la enorme extensión de selva baja inundable que comprende, dentro de la porción peruana de la Amazonía. Está ubicada entre las provincias de Loreto, Requena, Ucayali y Alto Amazonas en la región Loreto, cuya capital es la ciudad de Iquitos.

Más concretamente, en la parte central de la aludida región de selva baja, entre el curso bajo del río Huallaga y el Canal de Puinahua, en las cuencas de los ríos Pacaya y Samiria; cuyas aguas comprenden pantanales y cochas de aguas tranquilas que reflejan, con claridad, imágenes del cielo y el bosque que han hecho que se le conozca también como la “selva de los espejos”.

Medio ambiente, naturaleza y biodiversidad en Pacaya Samiria

En las aguas de la reserva pueden encontrarse 58 especies de anfibios y 256 de peces, entre los que destaca el paiche; un pez de agua dulce considerada la más grande del mundo, dados sus 3 m de largo y sus 200 Kg. de peso. Al delfín rosado o bufeo colorado, al bufeo negro, la vaca marina, las tortugas charapa y taricaya, o al lobo de río; cuya existencia sería hoy sólo un recuerdo, de no existir zonas naturales protegidas.

En todo el área puede también encontrarse algún caimán negro, una boa anaconda, al felino típico de la zona: el otorongo; a sachavacas, varios ronsocos y perezosos; y hasta a un manatí herbívoro, que consume la vegetación acuática, evitando que los cursos de agua se empantanen; aunque el número total de especies de serpientes se calcula en 69 y el de mamíferos en 132, destacando entre éstos últimos los roedores y los monos en número de 13.

En cuanto al potencial vegetal de Pacaya-Samiria, se calcula la existencia de 847 especies de árboles que sirven a su vez de hogar a 500 especies de aves, de las que 23 son migratorias.

Geología, población, viajes y turismo en Pacaya y Samiria

Geológicamente hablando, la reserva en general comprende un vasto complejo de terrazas aluviales y planicies inundables, en donde pueden encontrarse lagos de agua dulce, lagunas y humedales boscosos inundados estacionalmente. La zona esta habitada por más de 70.000 indígenas de etnias diversas, realizando hoy actividades relacionadas principalmente con el turismo, actividades forestales y pesca.

De hecho, el gran potencial natural existente hacen de la reserva un excelente lugar para practicar fotografía, observar la vida silvestre, observación cultural y demás actividades que actualmente suelen enmarcarse en el ecoturismo; gracias además a la existencia de lodges ecológicos en la misma reserva, en los que se ofrece alojamiento y alimentación de calidad.

Cómo llegar a la Reserva Pacaya-Samiria

Para acceder a la reserva debe primero realizarse un viaje a la ciudad de Iquitos, lo cual es más común realizar vía avión; y acceder finalmente a la reserva natural haciendo un recorrido de unas cuatro horas en deslizador, o de diez en pamacari o embarcación colectiva desde dicha ciudad. Adonde por lo demás, existen vuelos regulares desde Lima, capital del Perú, con una duración aproximada de hora y media.