Con motivo del estreno de la película ‘El Caballero Oscuro’, secuela de ‘Batman begins’, ambas de Christopher Nolan, DC Comics quiso explotar la aparición de Dos Caras editando una miniserie de dos números de 48 páginas relatando su origen, miniserie que ahora llega a España. Mark Sable escribió ‘Dos Caras. Año uno’ sin conocer el guión de la película y al margen de lo que en ella se cuenta. El dibujo del cómic corrió a cargo del español Jesús Saiz.

Dos Caras, por Mark Sable

Es un áspero drama criminal sobre el ascenso y caída de uno de los más grandes villanos de Batman”. Así definió Mark Sable ‘Dos Caras. Año uno’ en una entrevista a la web Don’t Forget To Validate Your Parking. Pero la miniserie, editada en un solo volumen por Planeta DeAgostini al precio de 11,95 euros, tiene un problema de base, ajeno a sus méritos, y es que el origen de Dos Caras ya ha sido contado en muchas ocasiones.

El origen de Dos Caras

‘El ojo del observador’, creada por Andrew Helfer y Chris Sprouse para el Annual de 1994 de ‘Batman’, es una de las versiones más celebradas de este origen. Trajano Bermúdez, en su libro ‘La noche del murciélago’ (Camaleón Ediciones, 1998), la escogió como una de las trece mejores historias del Caballero Oscuro en toda su historia. Desde hace unos años, el nacimiento de Dos Caras en ‘El largo Halloween’, de Jeph Loeb y Tim Sale se suele considerar el origen formal del personaje.

Este ‘Año Uno’ (celebrada titulación que suele usar DC Comics para contar el origen de muchos de sus personajes desde que el de Batman escrito por Frank Miller y dibujado por David Mazzucchelli se convirtiera en una de sus cumbres editoriales) puede considerarse una especie de remake de la primera y un complemento de la segunda, pues explora las partes de la historia que no contaron Loeb y Sale.

Respeto a ‘Año uno’ y ‘El largo Halloween’

Trato de ser extremadamente fiel a lo que se ha hecho antes, especialmente ‘Batman. Año uno’, ‘El largo Halloween’ y ‘Victoria oscura’. Algunas cosas están grabadas en piedra, como Maroni lanzando ácido en su cara. Al mismo tiempo, no tendría sentido contar la historia si sólo regurgitáramos lo hecho antes, así que se ven las cosas desde una perspectiva diferente y personajes y hechos nuevos y conocidos pero de una manera como no se han contado antes”, explicó Sable a Newsarama.

‘Dos Caras. Año uno’ está, como el personaje, dividido en dos mitades claramente diferenciadas. La primera tiene como protagonista a Harvey Dent, el fiscal del distrito que acabará convirtiéndose en un supervillano de Gotham. Aquí están los hallazgos más interesantes de la obra, porque aborda elementos como la amistad entre Dent y Bruce Wayne o sus visitas al psiquiatra, evidenciando problemas de personalidad antes incluso de convertirse físicamente en Dos Caras.

El otro punto fuerte de la obra se introduce también en su primera parte, y es la mirada de la caída de Dent desde el punto de vista de la policía de Gotham, de Jim Gordon y sus agentes más leales, sacados la mayoría de ellos de la aclamada serie ‘Gotham Central’ (una especie de ‘Canción triste de Hill Street’ en la ciudad de Batman, mezcla perfecta de drama policial y cómic de superhéroes). Lo que se ve en esas páginas es un acertado mosaico de Gotham en todas sus esferas.

Harvey Dent y Dos Caras

Dos Caras, sin perder de vista a Harvey Dent, es más protagonista en la segunda mitad del volumen. Ahí la narración cobra un ritmo endiablado, muy a la manera de ‘El Caballero Oscuro’ y a pesar de que son obras independientes y realizadas la una sin conocimiento de la otra. Quizá sea excesivo el uso de villanos en la parte final y la forma en que son reducidos, pero eso le acerca a la orgía de personajes desatada por Loeb y Sale en ‘El largo Halloween’.

Dibujo de Jesús Saiz

Jesús Saiz, nacido en Albacete, es el encargado de dar vida en dibujos al guión de Sable. Y lo hace con talento, disfrutando en las grandes viñetas y, sobre todo, en los flashbacks en blanco y negro, muy cercanos a la textura del cine negro. Curioso es que, siendo un cómic editado por la presencia de Dos Caras en ‘El Caballero Oscuro’, el aspecto del personaje sea más cercano a cómo lo retrató Joel Schumacher en la olvidable ‘Batman forever’.

Sable y Saiz salen airosos de una tarea complicada, por la envergadura del personaje y por la calidad de los precedentes. Y lo hacen gracias a un buen sentido del ritmo, a algunas escenas espectaculares y a la buena comprensión de sus personajes. Un volumen importante para lectores completistas y muy recomendable para quienes se aproximen por primera vez a Dos Caras.