El repollo o berza, también se llama col, es una planta de la familia de las Crucíferas que vive dos o más años. Tiene tallos ramosos, hojas grandes y carnosas de color verde claro. Sus flores se agrupan en ramilletes color amarillo o blanco, y el fruto es una silicua alargada con semillas de color pardusco.

La importancia de la familia de las Crucíferas reside en los compuestos azufrados que contienen, y que están considerados como potentes antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades.

Con fines terapéuticos, del repollo se utilizan sus hojas y su tallo. Y su jugo es incompatible con el de ciruelas, naranjas y limones, por eso no deben mezclarse. Otras aplicaciones son las que se usan como hortaliza comestible.

Propiedades del repollo

Esta planta medicinal es rica en provitamina A y vitaminas B2, B6, C, K, U y D, y azufre orgánico, también en cantidades considerables dispone de minerales como el yodo, el hierro, el potasio y el calcio, entre otros. Se le reconocen multitud de propiedades, destacan estas:

  • Antirreumáticas, anticatarrales, vermífugas, antidiabéticas, carminativas, digestivas, energéticas, cicatrizantes, cardíacas, remineralizantes y recientes investigaciones hablan de sus propiedades anticancerígenas.
Para aprovechar sus propiedades es preciso utilizarla cuanto antes y trasformarla lo menos posible, ya que sus valiosas vitaminas U y K se destruyen pronto por el efecto del calor perdiendo todo su potencial medicinal. Una excelente manera de aprovecharse de sus beneficios es consumirla en zumo recién exprimido; la vitamina U es muy eficaz en los trastornos digestivos, y en especial para la úlcera péptica.

Beneficios del repollo

Esta planta a pesar del poco aprecio medicinal del que goza, sin embargo, se puede decir de ella que al igual que la cebolla, el limón, el puerro, la zanahoria y el ajo es una de las mejores que existen, y no solo desde el punto de vista medicinal sino también del dietético.

El repollo está considerado como un antibiótico natural por contener ciertas sustancias bactericidas capaces de reducir algunos gérmenes microbianos.

Es una sencilla planta medicinal de fácil adquisición y que se puede y se debe consumir sin ningún tipo de miramiento por los muchos beneficios saludables que aporta a nuestro organismo.

Recetas con repollo: choucroute, ensalada y caldo de repollo

Como se ha señalado anteriormente, el repollo no debe ser cocinado durante mucho tiempo porque pierde muchas de sus cualidades. Crudo y bien masticado, es excelente en muchas situaciones. Un par de hojas verdes y tiernas hervidas por cada litro de agua, tomando este caldo a diario es útil en casos de cirrosis, disentería y enfermedades intestinales.

Un zumo de repollo es un excelente vermífugo. Cocido y servido en ensalada, se condimenta como mejor guste, se puede tomar siempre que se quiera, es digestivo y actúa sobre el organismo en general.

El jarabe de repollo es un remedio muy eficaz para las anginas, afonía y afecciones bronquiales. Para elaborarlo, se utiliza el zumo del repollo exprimido añadiéndole un poco de miel, se cuece y se deja enfriar. Se toman entre cinco y seis cucharadas soperas al día.

El repollo fermentado por procedimientos naturales, es aplicable en infinidad de enfermedades y puede tomarse en estados anémicos y neurálgicos. Al repollo fermentado se le conoce como choucroute o chucrut.

En el ámbito externo:

Entre 100 y 150 gramos de hojas frescas hervidas de repollo en un litro de agua y mezcladas en los baños, van muy bien para calmar los dolores musculares.

Las cataplasmas preparadas con hojas previamente calentadas de esta planta curativa, son eficaces para contusiones y abscesos.

Cultivo del repollo: variedades de repollo

El repollo o berza se cultiva en casi todas las huertas del mundo y sin que precise de unos terrenos especiales.

Florece a comienzos de la primavera, pero dada la gran cantidad de variedades que existen derivadas de su vertiente silvestre, se pueden recolectar en todo tiempo, existiendo incluso variedades que son típicas del invierno; se comercializan repollos de temporada media, tardía, otoñal e invernal.

Origen e historia del repollo

Si bien el repollo es originario de las zonas de costa de la Europa Central y Meridional, en la actualidad, se cultiva en todos los países. En el siglo XVII se expandió por toda Europa y a finales del siglo XVIII comenzó a cultivarse en España, y fueron las potencias coloniales europeas quienes lo extendieron por todo el mundo.

El repollo es conocido desde tiempo inmemorial, ya los romanos atribuían a esta planta medicinal la propiedad de favorecer la digestión y de paliar los efectos negativos de la ingesta del alcohol, además la utilizaban en abundancia como aperitivo y para curar sus heridas tanto en el ámbito interno como en el externo.

Si le ha gustado este artículo, puede utilizar los botones de Tweet, G+1 o Facebook para compartir con sus amigos en redes sociales.