En 1941, el gobierno de Franco nacionaliza el ferrocarril español de vía ancha, la dura crisis económica de los años 30 y la posterior guerra civil lleva a la ruina a las empresas ferroviarias privadas de España, aunque es cierto que desde mucho tiempo antes, el ferrocarril español como negocio tenía muchos problemas.

Hay especialistas que sugieren, que los precios pagados por el estado por el justiprecio de estas compañías fue inflado artificialmente, pero no es menos cierto que la nacionalización era la única salida ante la ruina del país en aquel momento, además en el resto de países europeos ya se habían hecho nacionalizaciones mucho tiempo antes que en España.

Los ferrocarriles españoles en la dura posguerra

Al contrario de lo que piensa mucha gente, los años 40 no fueron tan malos para Renfe, la empresa estatal surge en 1941, absorbiendo a la inmensa mayoría de los ferrocarriles españoles, cierto es que los destrozos de la guerra civil fueron cuantiosos, pero también es cierto que según iba avanzando el bando nacional, sus ingenieros iban arreglando puentes, vías y todo tipo de instalaciones ferroviarias, aunque no se pudieran sostener durante demasiado tiempo, además la situación del ferrocarril antes de la guerra ya era muy precaria.

A pesar de todas las dificultades económicas del momento, Renfe pudo adquirir locomotoras de vapor como las “Mikado” y “Renfes” y eléctricas como las de la serie 7400.

Resulta increíble, como la Renfe de aquellos tiempos, con tan pocos recursos, pudo hacer tanto, un enorme esfuerzo de sus trabajadores (algunos forzados, todo hay que decirlo), sumado a la mentalidad austera de la época hicieron de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles fuera todo un símbolo de la maltrecha España de entonces.

El tren español en los años 50 y 60

En esta época, la Renfe tiene un periodo muy importante de expansión, de hecho la empresa estatal se convierte en la mayor del país, superando los 100.000 trabajadores.

Por entonces empiezan los planes de "dieselización", tratando de economizar en el consumo y mantenimiento de los trenes. Desde finales de los años 50 se reduce drásticamente el empleo, modernizando la tecnología en la empresa.

En los años 60, Renfe se moderniza aun más y se produce algo significativo: la mayor diversidad de material ferroviario de todos los tiempos, tanto en locomotoras de vapor, diésel , eléctricas y también de automotores. Los tráficos aumentan mucho, aunque no tanto como en el transporte por carretera.

Los ferrocarriles españoles desde los años 70 hasta la actualidad

Esta época tiene muchos vaivenes políticos, en 1970 la Renfe tiene beneficios, posiblemente ha sido el único año en que la empresa estatal tuvo saldo positivo, en 1975 la tracción vapor desaparece, más por una cuestión de imagen y económica que ferroviaria.

En esta década aparecen locomotoras míticas como las 333 y 269, además de las unidades de cercanías 440.

Esta época fue de una gran modernización y manteniendo el modelo de servicio público social.

Los años 80 supusieron desgraciadamente un atraso, en 1985 fueron cerradas mas de 1000 kilómetros de líneas, se argumentó que eran trayectos deficitarios, pero la realidad era otra, todas estas líneas tuvieron un abandono en inversiones muy grande, además el servicio al viajero era pésimo.

Desde entonces hasta ahora, Renfe ha modernizado mucho la atención al viajero, pero a cambio no existen tantos trayectos como antes, un ejemplo es la alta velocidad, los trenes AVE son excelentes, pero llegan a poca gente y son muy caros de mantener.

En definitiva, se ha perdido por completo la idea de servicio público.

La Renfe de antes, mejor que la de ahora

No es descabellada esta reflexión, es posible que ahora existan "Aves" y trenes muy modernos, pero no es menos cierto que el ferrocarril actual, es caro y llega a poca gente.

En los años 60 y 70, el ferrocarril español tuvo una transformación muy grande, con un coste muy inferior al actual y trenes para todos los destinos y bolsillos.

Existía la idea de un servicio público para todo el mundo, aunque fuera deficitario, porque en el fondo la sociedad entera salía ganando, lo que los economistas denominan “ahorrar en costes externos”.

La velocidad máxima en los años 70 en las líneas principales era de 140 Km/h, para la época era una gran velocidad, y existían todo tipo de trenes para todos los bolsillos, la red secundaria era mucho peor, pero garantizaba ir a cualquier parte del país.

Hoy en día se ha tirado el dinero en líneas AVE de dudosa rentabilidad, Renfe sigue dando perdidas y medio país no tiene acceso al ferrocarril.

En el transporte de mercancías las cosas están peor, España tiene un tráfico ridículo en comparación con otros países europeos.

No es un exceso decir que existieron tiempos mejores en el ferrocarril español, quizás los árboles no dejan ver el bosque, o mejor dicho tantos “Aves” no dejan ver el ferrocarril actual.