Los trastornos nerviosos afectan tanto a los jóvenes como a los ancianos, e incluso a niños y bebés. Aunque no haya un medicamento que pueda solucionar los conflictos psíquicos, sí existe la posibilidad de proporcionar una ayuda natural con una gran variedad de plantas que tranquilizan y relajan. El descanso por la falta de sueño debido al estrés, la tensión o la irritabilidad, no se puede conseguir siempre con narcóticos.

Muchas de estas recetas contra el insomnio o contra el estrés se pueden intercambiar o combinar, ya que la falta de sueño a la hora de dormir, muchas veces está provocado por el estrés y éste estimula a su vez el insomnio.

Cuando no hay manera de dormir por trastornos de ansiedad o estrés, para Concha Navarro, catedrática de Farmacología de la Universidad de Granada y presidenta de INFITO, hay una gran variedad de plantas medicinales para tratar estos síntomas de falta de sueño, si bien es conveniente pedir ayuda médica cuando estas alteraciones nerviosas sean graves.

Qué es la ansiedad

La ansiedad denominada como un nerviosismo excesivo consiste en un acuciado sentido de aprensión. Algunas situaciones y excesivas preocupaciones llevan en ocasiones a un malestar general del ánimo que se asocia asimismo con molestias físicas como sensación de ahogo, temblores, sudoración, a veces náuseas y hasta se puede acelerar el ritmo cardíaco. La ansiedad a veces toma tal magnitud que requiere la ayuda de un especialista.

También el abuso de alcohol, el exceso de cafeína o el síndrome premenstrual son factores que pueden llegar a producir ansiedad.

Plantas medicinales contra el insomnio

Con 40 g de hojas de melisa, 30 g de pasiflora, 20 g de lúpulo y 10 de flores de espliego o lavanda, se añade una cucharada de esta mezcla por cada taza de infusión que se prepare. Es una infusión con un agradable sabor; se puede tomar a la hora de la cena o antes de acostarse para aplacar los nervios. Una infusión para paliar con ella los estados de intranquilidad nerviosa de los adultos, y adecuada para cuando los niños no pueden pegar ojo.

Un remedio natural para conciliar el sueño también es la toma de 4 ó 5 gotas de tintura de valeriana con medio vaso de agua antes de acostarse. Los efectos sedantes de la valeriana son más intensos que los de la melisa.

Otro remedio tranquilizante es un saquito de tela donde se introducen, 10 g de lúpulo y otros 10 g de manzanilla. Esta pequeña almohada se coloca debajo o encima de la almohada normal, o a un lado, cerca de la cabeza. De este modo, los aceites que desprenden las hierbas se pueden inhalar mientras se duerme. En el caso de los bebés, la pequeña almohada se pone sobre su barriguita, ya que si estos niños no pueden dormir o lloran demasiado, suele ser porque les duele el vientre o los dientes, o porque se sienten incómodos.

Qué es el estrés y cómo prevenir las alteraciones nerviosas

Cuando hay desinterés por las cosas, falta de concentración o dolor de cabeza es la reacción fisiológica natural del organismo ante situaciones que nos producen cambios en nuestra vida como el fallecimiento de un ser querido, la pérdida del trabajo, el acoso laboral o los problemas económicos, entre otras causas.

Para prevenir las alteraciones nerviosas es conveniente no abusar de la cafeína y tomar alimentos variados con propiedades antioxidantes que nos ayuden a mantener el equilibrio emocional y a superar el estrés. También es importante tener un aporte suficiente en calcio y magnesio ya que estos minerales controlan la excitabilidad nerviosa y con ello se descansa y se duerme mejor. Tomarse pequeños descansos y buscar actividades placenteras es otra manera de ayudar a disminuir la ansiedad y el estrés.

Cómo combatir la falta de sueño debido al estrés

Para la falta de sueño por origen nervioso, la infusión de melisa es un o de los mejores remedios naturales para luchar contra el estrés. Las propiedades de las infusiones del toronjil o melisa son un excelente calmante, y tomadas antes de acostarse propician el sueño.

Para preparar la infusión: 20 g de hojas de melisa en una taza de agua hirviendo. Se tapa y se deja reposar durante 5 minutos. Su acción tranquilizante se debe principalmente a los aceites esenciales, que se extraen de inmediato al entrar en contacto con el agua hirviendo. De no taparse, se volatilizarían.

Esta infusión también se puede tomar cuando el estrés se manifiesta en el estomago o los órganos digestivos, ya que anula la sensación de opresión e incluso el dolor espasmódico, estimulando al mismo tiempo el apetito. Para los niños, basta una taza antes de irse a dormir para que tengan un sueño tranquilo.

Los efectos de un baño de cuerpo entero con melisa, u otras plantas medicinales como la valeriana o lavanda suelen ser eficaces para dormir bien, y siempre que se pueda es recomendable tomarlos al menos dos veces por semana antes de acostarse, además este baño que también va bien a los niños, es adecuado cuando se busca relajarse después de una dura jornada.

¡Feliz descanso!

Si le gusta el artículo, puede usar el feedback para compartir en Twtter, Google+1 o Facebook.