Los dolores reumáticos de tipo inflamatorio, desgaste o deformación no solo los padecen las personas mayores, aunque sean la mayoría, también en personas jóvenes se pueden encontrar trastornos reumáticos debido a un clima húmedo o a no tomar suficiente calcio, entre otras muchas causas.

Los remedios naturales no pueden sanar lo que ya está desgastado, sin embargo sí pueden curar lo que está inflamado además de paliar los dolores, y sin los efectos secundarios de los fuertes medicamentos que se pueden llegar a tomar para combatir estos dolores reumáticos. Medicamentos que a la larga pueden llegar a plantear más problemas que soluciones.

Qué es la artritis

Artritis es el término médico para cualquier enfermedad que produzca inflamación, dolor y rigidez en una o más articulaciones de nuestro cuerpo. Cuando la artritis se desarrolla, el material que se interpone entre los extremos de los huesos llamado cartílago, se suele destruir a una velocidad galopante, a mayor velocidad que la capacidad del organismo para repararlo.

La artritis reumatoide es una de las más graves, ya que puede llegar a afectar además de a las articulaciones, a los vasos sanguineos, al corazón o a otros órganos vitales, aunque la mayoría de los investigadores coinciden en que es un trastorno autoinmune en el que el sistema inmunitario ataca al organismo.

Causas de la artritis

La edad, el uso excesivo de las articulaciones y los desgarros, las inflamaciones y las infeciones contribuyen al proceso. A medida que el cartílago se endurece y desgasta, los extremos de los huesos se exponen cada vez más y terminan por dañarse.

La osteoartritis, también llamada enfermedad articular degenerativa, es la artritis más común. Se debe al deterioro natural por envejecimiento, así como a lesiones, al uso excesivo de las articulaciones en actividades deportivas o de trabajo, o a una predisposición hereditaria, al sobrepeso y a patologías del esqueleto. El peso excesivo implica un mayor esfuerzo para las articulaciones y acelera el proceso destructivo de la artritis. Se puede pedir a un especialista en nutrición que nos indique una dieta para bajar de peso.

Otras causas de padecimientos articulares son las infecciones, incluida la enfermedad de Lyme, la fiebre reumática y la gonorrea que se deben descartar al diagnosticar la artritis.

Remedios y terapias para aliviar los dolores de las articulaciones

Para paliar el dolor de las articulaciones de los dedos, por ejemplo, se ejerce presión en la membrana situada entre el pulgar y el índice por espacio de unos dos minutos, y se vuelve a hacer si es necesario.

El beneficio de la acupuntura es otra terapia para aliviar el dolor reumático, algunos médicos acupuntores afirman que sus tratamientos reducen la inflamación y llegan a producir remisiones de la artritis reumatoide. El masaje también puede ayudar, sin embargo no se debe sustituir al quiropráctico por el reumatólogo.

Las terapias con agua, por ejemplo el ejercicio bajo el agua, las compresas húmedas frías y calientes y las duchas de chorro fuerte y localizado, pueden mejorar la circulación, ayudar a mantener la movilidad articular, y, quizá, a aminorar el deterioro del tejido y la fusión de las articulaciones.

La práctica del yoga o el taichi , técnicas de la medicina tradicional china que combinan la meditación y ejercicios de respiración, también ayudan a fortalecer los músculos que rodean las articulaciones y a controlar el dolor.

Asimismo, el autocuidado desempeña un papel importante. Nosotros mismos, según nuestro criterio, podemos llegar a determinar cómo equilibrar el descanso y el ejercicio, el calor y el frío y, por último, armonizar los diferentes tratamientos. La fatiga agrava la artritis, así que demos descanso a las articulaciones utilizando si es necesario un bastón para aliviar el esfuerzo de las caderas y las rodillas.

El ejercicio diario y especifico para todas las articulaciones artríticas reduce la rigidez y ayuda a mantener la función de éstas. Los ejercicios de resistencia especiales estimulan el fortalecimiento muscular y ayudan a mantener la movilidad. Un fisioterapeuta puede recomendar los mejores ejercicios. Para cualquier otra duda consulte con su médico o especialista.

Plantas medicinales contra los dolores reumáticos o artríticos

Hay plantas medicinales para enfermedades reumáticas como un masaje de romero que se elabora con 30 gotas de su aceite esencial, 1 vaso de aceite de almendras o de girasol. Se aplica el aceite obtenido en las partes doloridas dos o tres veces al día.

O las Infusiones y compresas de ulmaria, ya que esta planta tiene principios activos, ácido metilsalicílico, una de las modernas sustancias que se emplean en el tratamiento farmacológico del reumatismo articular, por sus efectos analgésicos y atiinflamatorios. Las infusiones de ulmaria se hacen con una cucharadita de esta planta por cada taza de infusión que se prepare, y las compresas se preparan con una decocción concentrada de ulmaria, y se sumergen en la decocción para aplicar sobre las articulaciones doloridas.

También la planta consuelda aviva la elasticidad de los cartílagos. Otros remedios contra el reúma están en el ajo crudo o cocido y las infusiones de borraja y álamo negro.

En resumen, con remedios y terapias naturales así como con una rutina diaria de movimientos para todas las articulaciones artríticas, se pueden contrarrestar los dolores reumáticos.

Si le gusta el artículo, puede usar el feedback para compartir en Twtter, Google+1 o Facebook.