Entre los constituyentes de la oración se establecen determinadas relaciones sintácticas. Estas relaciones son: el orden de las palabras, la función que cumplen, la conexión entre ellas, la rección de un núcleo, la valencia de un modificador, y la concordancia.

Orden de las palabras

Algunas palabras en la oración tienen orden fijo, mientras que otras tienen orden móvil. Por ejemplo: mi hermana tiene un orden fijo, ya que no se puede posponer mi a hermana, mientras que Ayer me encontré con mi hermana tiene un orden móvil, ya que ayer puede ser colocado antes o después del verbo, o al final de la oración. Ese orden móvil es un instrumento expresivo del hablante, que puede anteponer un constituyente para destacarlo pragmáticamente.

Función de las palabras

Cada palabra tiene en una oración una función única y determinada que se establece por la relación que tiene con las demás palabras de la oración. Por ejemplo: sujeto y predicado. La función es una categoría abstracta, como un casillero vacío, que puede ser llenado con palabras para manifestar algún pensamiento. Una misma palabra puede cumplir distintas funciones en distintas oraciones. Por ejemplo, el sintagma mi hermana, en Ayer me encontré con mi hermana es un término circunstancial, mientras que en Mi hermana me contó que…es el sujeto.

Conexión de coordinación y subordinación

Es el modo de relación entre dos palabras, que pueden estar unidas por medio de subordinación (núcleo + modificadores) o coordinación (núcleo + núcleo). Por ejemplo: Mi hermana (subordinación: determinante + núcleo) o Carmen y yo (coordinación: núcleo + núcleo).

Reacción

Es una relación en la que una palabra atrae o rige a otra. Por ejemplo, la preposición rige siempre un término: con mi hermana (la preposición con rige el término mi hermana).

Valencia

Es la relación obligatoria entre un núcleo y un modificador. Casi todos los modificadores son monovalentes, o sea que modifican a un solo núcleo. Por ejemplo, en la oración Ayer me encontré con mi hermana, todos los modificadores (objeto y circunstanciales) modifican a encontré. Pero si se toma el ejemplo:…ella estaba viviendo sola…, aparece un modificador bivalente: sola, que modifica tanto al verbo estaba viviendo como al pronombre personal ella.

Concordancia

Las palabras dentro de la oración deben cumplir con ciertas reglas de concordancia de género, número, persona, etc. Por ejemplo: ella estaba viviendo sola (sola concuerda con ella en género y número, y estaba concuerda con ella en número y persona).