De acuerdo con un estudio realizado por la investigadora Mercedes Bustamante Olivera (2003) la relación entre el género, la clase y la etnia, se fundamenta en prescripciones trascendentes y normativas que se presentan en las dinámicas sociales en México, llevadas posteriormente al plano situacional de las mujeres, principalmente en el caso indígena.

La discriminación sobre la base de la clase, etnia y género

Ambos tipos de discriminación se consideran integradas en un mismo sistema de valores que se constituyen en el racismo de clase, etnia y de genero.

En términos específicos, el entendimiento de las diferentes condiciones de convivencia nos remite inequívocamente a los modelos culturales de cada sociedad. Para el caso de México, es la división de las grandes influencias culturales que determinaron los roles y la lógica de la convivencia entre los diferentes estratos económicos y de clase, ambos creados por los grupos dominantes.

En ese sentido, transpolar las condiciones generadas históricamente por las clases dominantes hacia la sociedad en general e identificando los efectos particulares sobre las mujeres es como se nos mostrará en parte a manera de un silogismo deductivo su reflejo sobre este grupo social.

Los impactos en la condición de las mujeres por etnia, clase y género

En todo caso, el estudio hace un análisis más detallado de los efectos de la opresión desde una perspectiva de clase y como son reproducidos al interior de la misma etnia que es un grupo social numéricamente aún más reducido.

A partir de dichas dinámicas es como se puede proyectar e interpretar como tales conductas son asumidas por el grupo social a manera de instituciones tanto formales como no formales y, a su vez, cómo se les aplica a las mujeres dentro de la misma comunidad.

La condición de género en la sociedad

De acuerdo con la autora cualquier análisis de género de este tipo se inicia por entender las condiciones en que se viven los modelos de ser mujer, es decir, la situación de género. Por lo tanto, esta interrelación estará limitada por la correlación formada por los elementos de tiempo y espacio.

Así los tres elementos que se mencionan (genero, clase y etnia) se correlacionan entre sí (y no son mutuamente excluyentes) por ser de aplicación general y particular de las reglas de conducta introducidas en una comunidad dada y su interiorización por los mismos miembros de la misma.

Condiciones históricas en el análisis de las desigualdades de género

En un análisis dialéctico de las condiciones de género puede ser un fin en sí mismo, es decir, a partir del análisis de una etapa histórica en particular es posible entender las circunstancias específicas del género en condiciones determinadas.

Por otro lado, la concatenación de los resultados arrojados por un análisis de género de cada etapa o periodo puede agruparse en un conjunto más amplio que permita hacer inferencias y correlaciones sobre el comportamiento futuro de las relaciones entre el género y su entorno.

De cualquier forma, a partir de ambos resultados: los particulares en cada etapa y los generales, resultado de la concatenación de los resultados particulares, se pueden planear los pasos a seguir por los diversos actores de la sociedad a fin de encaminar la toma de decisiones a una necesaria agregación de preferencias para revertir los desequilibrios en la equidad de género.