El aborto en Reino Unido era legal hasta las 24 semanas de gestación en Inglaterra, Gales o Escocia y desde la aprobación de Ley del Aborto de 1967 se pudo ampliar hasta las 28 semanas excepto en Irlanda del Norte que sólo es legal en circunstancias que no afecte a la salud física o mental de la mujer.

A favor de los no nacidos

David William Donald Cameron, Presidente del Partido Conservador desde 2005 vence al Parlamento del Reino Unido el 6 de mayo de 2010 tras la renuncia del Primer Ministro Gordon Brown sustituyéndolo el día 11 del mismo mes. Por fin, después de diez años de supremacía del Partido Laboralista triunfa el Partido Conservador.

Cameron da un paso hacia delante en posturas contra el aborto incluyendo una organización pro-vida llamada Life como nuevo asesoramiento en salud y educación sexual en el foro del consejo británico compuesto por representantes de las siguientes asociaciones:

  • Asociación Británica para la Salud Sexual y el VIH
  • Facultad de Salud Sexual y Reproductiva en el Colegio Real de Obstetras y Ginecólogos
  • Asociación de Directores de Salud Pública
  • Asociación Británica del VIH y Planificación Familiar
  • Foro de Educación Sexual y de la Mesa Nacional de la Infancia Marie Stopes Internacional

Abstinencia sexual

Life se funda en 1990 por Tom Sena en Minneapolis (Minnessota) y Washington D.C y lo sustituye tiempo después, Beard Toma. Se acuerda nombrarse Gays Contra el Aborto cambiándolo por el actual Alianza de Gays y Lesbianas Pro-Vida a principios de 1991 con Phiplip Arcidi como primer presidente en 1994.

Actualmente actúan bajo el liderazgo de Cecilia Brown y pretenden destacar sus miembros gays y lesbianas junto a bisexuales, transexuales y heterosexuales. Aclaran que no tiene nada que ver los derechos gay con los del aborto, añadiendo que el valor del ser humano no puede basarse en resultados de una prueba genética.

A favor de la abstinencia sexual en la lucha con las ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) realizan investigaciones pro-vida en abortos de mujeres y cáncer de mama, así como en embarazadas con VIH ayudando a expandir medicamentos para ellas y sus fetos.

Anne Milton, ministra de Salud Pública y Evan Harris ex diputado liberal demócrata, invitaron a adherirse organizaciones como Marie Stones International y el British Pregnancy Advisory Service con intereses similares a Life pero con puntos de vista diferentes a ellos, como, por ejemplo, argumentar a los adolescentes que los condones sólo dan una protección parcial contra algunas ETS y muy poca o ninguna protección contra otras diferentes.

Afiliados a grupos pacifistas ven su oposición al aborto como Consistent Life Ethic (“Ética de Vida Consistente") con la pretensión de que se valore lo que nunca han estado representado en el pasado como el racismo, armas nucleares, violencia de género, la Guerra de Irak o la pena de muerte.

Entre Pro- vida o Pro- Elección

El Gobierno de Reino Unido intenta, entre estos dos movimientos activistas y de pensamientos, ser objeto de discursos políticos y sociales así como también generar debates de quienes lo comparten.

El primero manifiesta que todos los seres humanos tienen derecho a la vida incluyendo al cigoto, embrión y feto. Son contrarios a prácticas como la eutanasia, clonación humana, la pena capital o el aborto. Reparten literatura. Conducen protestas públicas llegando incluso a la desobediencia civil. Exponen carteles con signos y frases pro-vida como “El aborto mata niños” o “El aborto hiere a la mujer” y demostraciones con derechos religiosos como “Jesús ama a los niños pequeños” o “Dios sana y perdona”. Manifestaciones en puertas de clínicas abortivas o protestas, tirados en el suelo en posición fetal son algunas de sus maneras de actuar.

El segundo otorga todo el control a la mujer sobre su fertilidad y embarazo, derecho a la educación sexual y al aborto realizado por profesionales. Uso de anticonceptivos, tratamientos de fertilidad o protección legal contra abortos forzados. En definitiva, soberanía sobre su vida y el derecho de dirigir su cuerpo y vida. No quieren interferencias del Gobierno evitando los abortos ilegales y aceptando los hijos buscados como deseados, con todas las consecuencias psicosociológicas positivas que esto conlleva.

En muchos Estados usan el derecho religioso como el más potente y usual en este tipo de organizaciones. Sin embargo, se espera que la sociedad y las democracias del Estado defiendan el derecho fundamental como principio básico civil y humano.