La energía de reiki, ya desde su primer nivel, actúa eliminando bloqueos, equilibrando y activando energéticamente. Muchas personas han podido comprobar el efecto de la activación de la energía en su cuerpo, cuyas sensaciones suelen ser a menudo difíciles de explicar o expresar con palabras, pues estamos más habituados a expresar las cosas físicas y palpables.

Cuando existe un problema o disfunción a nivel sexual, reiki también puede ayudar. No nos olvidemos de que el sexo también forma parte de nuestro cuerpo, de nuestras vidas y por tanto, de nuestro cuerpo energético. Equilibrando los chakras relacionados con la parte sexual, podemos eliminar bloqueos que estén provocando algún problema a nivel físico o bien a nivel mental. No debemos olvidarnos sin embargo, del resto de los chakras que están siempre conectados entre sí.

Qué es el tantra

Es una práctica de origen hindú en la que ambos miembros de la pareja realizan el ritual de la unión sexual con el objetivo de despertar y expandir la conciencia para llegar a la total iluminación. Derivada de “tan” (expandir) y de “tra” (liberar), tantra se puede traducir como “expansión de la conciencia hacia la liberación”. El tantra es un camino de crecimiento y elevación espiritual que utiliza diferentes técnicas de yoga como de respiración, movimientos, meditación, sonidos y prácticas sexuales, para calmar la mente y dirigir la energía sexual hacia estados de conciencia más felices y plenos. Con este tipo de potentes técnicas se desbloquean y estimulan energías que ayudan a eliminar problemas y a tener una vida sexual más plena, así como en la misma relación espiritual de pareja integrando mente, cuerpo y espíritu.

Cómo ayuda el reiki en el sexo

Reiki, al ser una terapia energética holística, actúa siempre de forma global eliminando los bloqueos energéticos causantes de cualquier clase de dolencia, enfermedad o disfunción, dirigiéndose de esta manera desde la parte energética del cuerpo hacia la física. Pero aunque esto sea así, no debemos olvidar que el tratamiento o autotratamiento de reiki debe ir acompañado de hábitos de vida saludables, pues de nada serviría equilibrarnos por un lado con reiki y desequilibrarnos por otro con una dieta llena de grasas, cafeína y alcohol, además una vida completamente sedentaria.

También debemos de tener presente que el reiki no sustituye los cuidados médicos ni psicológicos, por lo que ante cualquier problema, es siempre aconsejable consultar con el médico y acompañar sus consejos con el tratamiento de reiki, que con total seguridad jamás interaccionará negativamente con ellos. Y no solo esto, sino que podrá ayudar a conseguir la mejoría deseada con mayor rapidez.

Un autotratamiento de reiki ayudará a eliminar esos bloqueos energéticos además de estimular los puntos relacionados con lo sexual, proporcionando una mayor apertura a las sensaciones.

Es importante resaltar que este tipo de sexo está aún muy por experimentar, pero que no sirve para parejas inestables sino para parejas estables en las que es aconsejable que estén iniciados ambos en reiki y al menos uno de ellos en el segundo nivel de esta terapia, ya que esto le proporcionará el acceso a lo emocional y mental.

La conexión espiritual

Poniendo las manos en el chakra corazón de la pareja y centrándose en la canalización energética de reiki, se pueden llegar a tener grandes sensaciones y emociones vividas por ambos, las cuales son difíciles de explicar con palabras debido a su intensidad y a lo especial de la energía. Se puede llegar a sentir esa conexión sin poner las manos, siempre que estemos acostumbrados a trabajar y sentir la energía universal, pero digamos que poner las manos lo facilita.

Esto tiene una explicación, y es que las manos son una prolongación del chakra corazón. Al poner las manos directamente sobre el corazón de la persona amada, ponemos las energías de ambos chakras corazones en contacto directo. Las sensaciones pueden llegar a embargar de emoción a la pareja, lo cual solo se puede describir con palabras y de una manera tan solo un poco aproximada, diciendo que se está teniendo una experiencia mística amorosa en pareja. Este puede ser el principio de una experiencia sexual tan intensa como inolvidable.