Desde las características de la pista, hasta algunas reglas del juego de pádel, son desconocidas por muchos practicantes, mal interpretadas o desfiguradas por el boca a boca. Además, el 1 de Enero de 2010, el reglamento sufrió una revisión en algunos puntos que no ayudan a su completo conocimiento. Para facilitar el buen desarrollo de este divertido deporte, he aquí algunas de las más discutidas.

La superficie de la pista, puede ser de color verde, azul o pardo-terroso (como la tierra batida del tenis) y de prácticamente cualquier material que permita un bote regular y, en el caso de pistas exteriores, que evite el encharcamiento.

Las pelotas son de características similares a las de tenis, las posibles diferencias entre ellas pueden ser las mismas que entre las diferentes marcas de tenis o pádel. O sea, que en la práctica da igual jugar con unas u otras (mismo diámetro, peso o rebote, con tolerancias ligeramente superiores en el pádel), aunque a nivel de campeonatos, el reglamento exige jugar con las aprobadas por su correspondiente federación.

La pala, en la parte destinada al golpeo, puede ser de superficie lisa o rugosa.

Al restar, cuando la bola rebota en el vértice entre el cristal o pared lateral y la malla metálica, sin tocar o rozar a esta, si este se produce en dirección hacia el lado del restador se sigue el punto; si lo hace hacia el del sacador es falta de saque. Por otro lado, el saque-dejada es válido, siempre que dé dos botes antes de tocar la malla lateral. La devolución será valida si esta se produce antes del segundo bote en el suelo.

En la puntuación, existen varias posibilidades aparte de la convencional de tres sets, con o sin tie break en el último set (ello se debe acordar antes de iniciar el juego, entre los jugadores). Una de ellas es sustituir el tercero y último, en caso de empate a un set, por un tie break decisivo, el cual también puede ser convencional a siete puntos o bien a diez puntos, en ambos casos con dos puntos de ventaja.

Otra opción a elegir antes de comenzar un partido es la puntuación sin ventaja, lo cual significa que en caso de empate a 40 en un juego, la pareja que gane el siguiente punto, gana el juego. En este caso, la pareja que resta elige el lado que prefiere restar, teniéndolo que hacer el jugador que esté jugando a ese lado (no se pueden intercambiar los restadores entre ellos).

El tiempo de espera máximo permitido para presentarse en pista es de 10 minutos desde la hora prevista. Si se sobrepasa este tiempo, se da por perdido el partido para la pareja impuntual. Por otro lado, si se lesiona un jugador, tiene derecho a tres minutos para su recuperación; sobrepasados estos, debe volver a pista o dar por perdido el partido.

La red no puede ser tocada por ningún jugador durante el transcurso de un punto, bajo pena de perder el punto en juego. Los postes laterales que la sujetan la red pertenecen a esta, aunque no así el poste que puede separar las dos partes de la pista en algunos casos; por tanto esta separación entre lados de la pista sí se puede tocar durante el punto en juego.

El golpe en la volea se debe producir una vez la bola ha pasado por encima de la red, aunque en la finalización del movimiento, la pala sí puede pasar por encima de esta, pero nunca tocarla (ni la pala ni el jugador o su ropa o calzado). Únicamente se puede golpear la bola desde el campo contrario cuando esta venga rebotada correctamente desde el campo propio, incluso desde fuera de la pista cuando esta lo permita, pero sin pisar la superficie de juego contraria ni tocar la red.

La parte superior de la malla o bastidor, se considera parte del juego, es decir, que si tras botar en el campo contrario, rebotara sobre la parte de arriba de la malla, se sigue el juego.

En algunas pistas, se incluye una red o malla adicional para evitar que se salga la bola, pero esta no pertenece al campo de juego, por lo que si la pelota toca esta malla o red, el punto se da por finalizado. Asimismo, los focos de iluminación y sus postes, si están correctamente situados, es decir, fuera del contorno de la pista y por encima de los seis metros de altura libre reglamentaria, tampoco pertenecen al campo de juego, con lo que el rebote de la pelota contra cualquiera de estos, da por finalizado el punto. Paradógicamente, si los focos estuvieran dentro del contorno del campo de juego y por debajo de los seis metros de altura, sí que se consideraría válido el rebote contra estos y el juego seguiría (al igual que si la bola golpea algún objeto que estuviera en el contorno del campo de juego), aunque en este caso lo no reglamentario sería la pista.

El doble toque, cuchara o arrastre de la pelota es correcto siempre que este se produzca en un único movimiento, sin cambio brusco de dirección (en un mismo swing es válido). No así cuando los dos jugadores del mismo equipo tocan la pelota a la vez; en cambio, si el golpe lo realiza un jugador aunque la pala de su compañero choque contra la suya, el juego se continúa.

Estas son algunas de las reglas que suscitan más confusión en el juego del pádel, paddle o paddle-tenis; para más información no hay más que leer las 42 páginas de su reglamento, incluyendo su revisión de aplicación el 1 de Enero de 2010. Finalmente, cabe destacar que el Padel Pro Tour cuenta con su propio reglamento que, aunque coincide con la gran mayoría de las reglas oficiales, tiene alguna excepción que puede confundir si se visualizan vídeos o se asiste a campeonatos pertenecientes a este organizador.