Por lo general, los regalos para esta celebración están pensados sólo para agasajar al padre, que sin duda lo merece y mucho más en su día. Pero, puesto que tanto progenitor como vástago son los protagonistas, será mucho más emotivo si los regalos implican a los dos. A continuación encontrarás algunas ideas de obsequios que harán que tanto el padre como el hijo recuerden este día con cariño.

Repetir una foto de su padre

Este puede ser un regalo nostálgico, que le recuerde al padre cómo era él cuando tenía la edad de su hijo.

Busca una foto de tu pareja cuando era un niño, si es posible, de la misma edad que tenga tu hijo ahora. Intenta conseguir ropa similar a la que llevaba el protagonista en la foto; lo ideal sería la misma, pero puede ser difícil si su madre no era de las que lo guardaban todo. Localiza el lugar en el que se tomó la instantánea.

Una vez conseguido el atrezo, sólo faltará que el niño repita la postura o la acción de su padre. A la hora del revelado, pregunta en una tienda de fotografía si es posible tratar la imagen para que tenga el mismo aire antiguo. Si eres buena con los programas de retoque fotográfico, intenta hacerlo tú misma; la idea es que se parezca lo máximo posible al original.

Cuando el pequeño entregue el regalo pon, junto a la del hijo, la foto antigua del padre, para que pueda compararlas.

Muñeco de los dos

Esta propuesta puede ser un obsequio de lo más divertido. En internet encontrarás empresas que se dedican a crear muñecos a partir de la foto de una persona. Los materiales son tan variados como lo son los acabados. Hay muñecos hechos de plástico, resina, peluche, de tela, y hasta de ganchillo. Según el material utilizado, el resultado guarda mayor o menor parecido con el original.

El regalo puede ser un muñeco del hijo para el padre, o una pareja formada por los dos. Ten en cuenta que el fabricante necesitará un tiempo para realizarlo. Ponte en contacto con las empresas para decidir el material y conocer las condiciones y el precio.

Divertirse juntos

Si por el ajetreo de la vida, en vuestra familia es difícil encontrar el momento para hacer cosas juntos, este día puede ser la excusa perfecta para hacer planes padre e hijo.

Si el niño es pequeño, una buena opción es una sesión de piscina o una clase de yoga o Pilates con bebé. En la mayoría de las grandes ciudades, y en algunas no tan grandes, se pueden encontrar centros en los que realizan este tipo de actividades. Tanto el juego en el agua, como los deportes de este tipo refuerzan los lazos de unión entre ambos participantes.

Si el niño es mayor, padre e hijo pueden pasar el día en el parque de atracciones, haciendo juntos sus actividades favoritas o ir a un partido de fútbol o baloncesto. El cine es también una buena opción para disfrutar juntos de este día.

Álbum de fotos padre e hijo

Ayuda a tu hijo a buscar y seleccionar fotos en las que aparezca con su padre. A la hora de componer el álbum, podéis optar por uno manual y pegar las fotos en un libro en blanco. El niño puede añadir dibujos o comentarios a las imágenes para hacerlo más personal. Le llevará un tiempo, pero con tu ayuda será todo más rápido y lo pasaréis muy bien trabajando juntos.

Otra opción es un álbum digital. Descarga un programa gratuito de composición; si tu hijo es lo suficientemente mayor puede utilizarlo solo, puesto que suelen ser bastante sencillos de manejar. Podréis añadir efectos a las imágenes y colocarlas de maneras muy diferentes, cambiándoles el color o decorándolas con un marco. Una vez terminado, se envía por correo electrónico y la empresa o los remite a casa listo para regalar.

Hay montones de opciones para regalar en este día tan especial para padres e hijos. Si tu pequeño ya no lo es tanto, y tiene edad suficiente, déjale proponer ideas y ayúdale a realizarlas. Si preferís optar por regalos más sencillos de llevar a cabo, podéis recurrir a las manualidades de fácil montaje que venden con motivo de este tipo de celebraciones.