El ganchillo o crochet permite rememorar las épocas de antaño, son tejidos versátiles que se pueden combinar con diversas telas y texturas. Es un pasatiempo creativo y regalar éste tipo de confecciones demuestra el interés y la dedicación que se siente por el agasajado. Son manualidades que deben ser preparadas con anticipación. Se emplea mucho tiempo, esfuerzo e inteligencia en la creación de una prenda o accesorio. Con tramas simples o complejas sobresalen por su valor artesanal. El hilo y el algodón ofrecen las mejores posibilidades para crear atuendos, accesorios de moda o jerarquizar una habitación.

Ropa de moda para primavera-verano

Los tejidos hechos con puntos de crochet son un deleite para la vista y lucen muy bien en verano. Sorprendentes soleros para la playa, íntegramente tejidos o combinados con telas rústicas y frescas serán objeto de admiración. Calados sugestivos para la noche ya sea como parte del atuendo o como accesorio en un chal o chalina, darán distinción, elegancia y un toque de romanticismo.

La frescura de tejer con hilo

El hilo da un aire nostálgico, una elegancia con reminiscencias del pasado. El verano es especial para lucir soleros, tops, remeras con sugestivos escotes que en hilo harán de los calados prendas irrepetibles. Se logra un estilo femenino y atractivo. Aportan sofisticación para la noche, donde se permiten modelos más audaces con escotes y tajos, pudiendo combinarse con gasas y tules, sintiendo que se luce un vestido ideal.

Románticos apliques de crochet en algodón para combinar con telas rústicas

Se pueden confeccionar modelos holgados y en colores claros, que brindan frescura y comodidad. Son ideales para descansar, o estar con amigos compartiendo las tardes de verano con música y charlas hasta bien entrada la noche. Es una moda que resurge a la mujer despreocupada por el trajín citadino. Se puede dar originalidad a la prenda añadiendo otros materiales como sutiles flecos, o cordones que entallen la cintura o cintas que se trencen en escotes. Se adopta comodidad pero con coquetería.

Accesorios de moda tejidos a crochet

Sofisticadas capelinas o amplios bolsos serán útiles para la playa, cinturones o apliques, permitirán renovar remeras, vestidos y hasta jeans. Realzan la prenda, haciéndola única.

Los pequeños monederos con forros al tono o los estuches para cosméticos, pueden ser los complementos necesarios cualquier bolso. Chales y chalinas serán bienvenidas, claras para el día, oscuras para la noche. El crochet es distinguido y refinado.

Regalar artículos de decoración realizados a crochet

Tejiendo con el ganchillo se puede crear paneras, posa vasos, individuales y hasta manteles. Se disfrutarán de coquetos desayunos al aire libre o elegantes mesas vestidas para la noche.

Dependerá del hilado tejido y del diseño elegido. Los algodones son más rústicos y el hilo es más delicado.

Estos accesorios dan un toque de antigüedad a la decoración. Para la sala se pueden tejer almohadones, cobertores de respaldo en los sillones, cortinas enteras o apliques de puntillas y caminos para vestir la mesa del comedor. Se reproduce, en cierta medida, el clima de plácidas residencias de otras épocas, dando un sello muy personal al estilo de la casa.

Preparado con anticipación será un regalo valorado por la dedicación, originalidad y exclusividad. Llevará, además, el sello de haber sido creado por las manos de quien lo regala.