El aumento en la edad de jubilación y la elevación del periodo de cotización y del cálculo de años para el cobro de la pensión son los principales cambios de la reforma del sistema de pensiones que han rubricado el Gobierno, los sindicatos UGT y CCOO, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) bajo el marco del llamado “Pacto Social y Económico”, que engloba también acuerdos sobre energía, políticas de empleo y formación profesional.

La sostenibilidad del sistema de la Seguridad Social en España

El resto de partidos políticos del arco parlamentario no han acudido a la firma aunque han dejado patente que no se oponen a la reforma, a excepción de Izquierda Unida (IU) que ya ha manifestado su total desacuerdo, además de otras organizaciones sindicales como la Confederación General del Trabajo (CGT) o la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), entre otras.

Mientras que los firmantes del acuerdo se empeñan en asegurar que mediante este pacto se garantiza la sostenibilidad a largo plazo del sistema de la Seguridad Social en materia de pensiones, la mayoría de la sociedad española lo recibe con seria preocupación y no menos inquietud.

Reducción de la prestación por jubilación

La conclusión “vox populi” de la ciudadanía es categórica; con los cambios que prevé la reforma en el sistema de pensiones la sensación generalizada es que se va a trabajar más (se aumenta la edad de jubilación en dos años y se eleva el periodo de cotización de 35 años a 38 y medio) para ganar menos (se aumenta el periodo de cómputo para el cálculo de la pensión de 15 a 25 años), lo que diversos analistas consideran que el impacto económico supondrá una reducción de la prestación de la jubilación entre un 10 y un 12 % para más del 70% de los cotizantes.

Cambios significativos en el sistema de pensiones español

Los cambios más significativos del sistema de pensiones se resumen en los siguientes puntos:

  • Retraso en la edad de jubilación: La edad de jubilación de los trabajadores se fija en 67 años en lugar de los 65, a excepción de aquellos que hayan cotizado 38 años y medio que podrán hacerlo a esta edad. Además para obtener una pensión completa a los 67 años habrá que haber cotizado 37 años (dos años más que hasta ahora).
  • Implantación progresiva: El cambio se realizará de forma progresiva; es decir, el paso de 65 a 67 años se aplicará paulatinamente entre el periodo comprendido entre 2013 y 2027, con un ritmo de un mes por año hasta 2018 y de dos meses por años desde 2019 a 2027.
  • Jubilación anticipada: Los trabajadores podrán jubilarse voluntariamente a partir de los 63 años de edad (ahora podía ser desde los 61 años) pero con un mínimo de 33 años de cotización. Por cada año que se quiera optar a jubilarse antes sufrirá una reducción del 7,5% por año de anticipo. En situaciones de cierre empresarial podrá adelantarse a los 61 años, pero con el mismo factor de penalización.
  • Periodo de cómputo para el cálculo de la pensión: Se incremente el periodo de cálculo de la base reguladora de la pensión pasando de 15 a 25 años. Esta elevación se realizará progresivamente a razón de un año desde 2013 a 2022.
  • Incentivos a la prolongación voluntaria de la vida laboral: Para las cotizaciones inferiores a 25 años, el coeficiente que se aplicará será un aumento del 2% anual a partir de 67 años; para las cotizaciones comprendidas entre 25 y 37 años será del 2,75% anual y para las cotizaciones superiores a 37 años será de un 4% anual.
  • Mujeres: Aquellas que hayan interrumpido su vida laboral por nacimiento o adopción podrán adelantar antes de los 67 años la jubilación en 9 meses por hijo hasta un máximo de 2 años, siempre y cuando hayan cumplido con el periodo máximo de cotización.
  • Jóvenes: Los periodos de becas que se han disfrutado dese 2009 podrán contabilizarse como tiempo cotizado, hasta un máximo de dos años.
  • Penosidad y peligrosidad: Los trabajadores que realicen tareas de penosidad, toxicidad, peligrosidad o insalubridad verán regulado próximamente la aplicación de coeficientes reductores para adelantar la edad de jubilación, siempre y cuando no sea posible el cambio en las condiciones y puesto de trabajo.
  • Autónomos, trabajadores por cuenta ajena y empleados del hogar: Las bases de cotización del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos , de los trabajadores por cuenta ajena y los cotizantes al Régimen Especial de Empleados de Hogar experimentarán una equiparación similar al del Régimen General, con lo cual se trata de igualar los derechos de unos y otros.
Desde luego, con el establecimiento de estas medidas, la mayoría de la población ya se ha manifestado en contra porque recorta las pensiones públicas y además deteriora el bienestar social de gran parte de la ciudadanía. Y por mucho que los defensores de la reforma esgriman razones de viabilidad y protección del sistema público de pensiones para aplicarlas, se duda que con ellas se consiga este objetivo