A fines de los años 70, se comenzaba a suscitar el nacimiento de géneros que vendrían a adquirir mucha fuerza conforme pasaran las décadas como por ejemplo la música electrónica vía los sintetizadores de Kraftwerk.

Warsaw evolucionaría el punk para después rebautizarse al nombre por el que hizo historia: Joy Division.

Ian Curtis, Bernard Sumner, Peter Hook y Stephen Morris lograron posicionarse como un grupo de culto, que sería venerado por la crítica y el público con el pasar de las décadas.

Joy Division y el nacimiento de un estilo

Bien se dice que la casualidad no existe, pero lo que es la causalidad, sí. Gracias a un concierto ofrecido por Sex Pistols en 1976, los futuros integrantes de Joy Division se conocieron para después decidir formar una agrupación cuyo inicio se dio con el Pre- Punk.

Paulatinamente, la banda se identificó de otras imperantes en la época por medio de letras de canciones que evocan a la melancolía y el verdadero estado de ánimo concerniente al amor, a la reflexión de la vida, con melodía un tanto sombría evidenciada en el disco “Unknown Pleasures” (1979) para después conservar un poco la esencia de éste en su segundo trabajo “Closer” (1980), experimentando un poco de Synth Rock que en un futuro sería definitorio para otras agrupaciones.

El vocalista Ian Curtis añadiría una peculiar y original manera de moverse en el escenario, con un baile que prendía a un auditorio que no siempre era sabiente si se trataba de sólo un espectáculo o reales ataques de epilepsia que sucedían ocasionalmente. La personalidad de Curtis, con la guitarra y teclados de Sumner, el poderoso bajo de Hook y la batería de Morris volvería a Joy Division en algo identificable y precursor de los tonos oscuros del Gothic Rock.

Ian Curtis: Ícono del Rock

Inglaterra suele dar genios musicales y uno de ellos fue el oriundo de Manchester. Un aura depresiva en sus composiciones más una voz barítona bajo fueron los elementos suficientes para consagrarlo en la historia del Rock.

Influenciado por figuras como David Bowie, Iggy Pop y Jim Morrison logró junto con su grupo inspirar a otros colegas como The Cure, Bauhaus, The Smiths y Editors. Si bien tenía habilidad nata para la música y tenía éxito con ella, su vida personal no corrió con la misma suerte. Un repentino suicidio en 1980 apagó la luz del inglés aunado a problemas personales, un inesperado divorcio y las crisis epilépticas que eran difíciles de lidiar.

Su prematura muerte es un rasgo en común con Jim Morrison, aunque la edad no fue la misma. Después de aquel suceso, Sumner, Hook y Morris formaron “New Order”, grupo que terminó por moldear el Synth Rock experimentado en Joy Division, alcanzando también fama mundial.

Tributos y Recuerdos de Joy Division

Las canciones de la banda británica constantemente son homenajeadas a manera de Covers, desempolvándolas del olvido por grupos representantes de otras vertientes de música. The Killers jugando al “Shadowplay”, Moby rememorando a “New Dawn Fades”, Nine Inch Nails se aventura con la muerte con “Dead Souls”, Orange Party pretende unirse por medio de “Heart and Soul”, Red Hot Chili Peppers quieren hacer lo propio con “Transmission” y Simple Minds rememora al amor con “Love will Tear Us Apart”.

Videos, documentales, la biografía de Curtis “Touching From a Distance” escrita por su propia esposa Deborah Curtis, y el filme de 2007 “Control" basado en dicho texto son algunos métodos por los que se ha plasmado Joy Division en la mente de aficionados y curiosos. Salford, Great Manchester lo vio nacer, crecer y el mundo terminó por permitirles dejar una importante huella.