Suecia es uno de los países europeos forjador de exitosos grupos en el transcurso de las décadas. Propuestas tan variantes entre sí como un punk de la primera década del 2000 que despega con The Hives, el rock de los años noventa fijado por The Cardigans, el Hair Metal representado en los ochentas vía Europe, y el pop de Roxette.

El primero en trascender y lograr que el mundo posara sus ojos en la nación sueca fue un cuarteto Pop que tuvo un fuerte apogeo en los setentas e inicios de la década ochentera que se convertiría en uno de los más exitosos de la historia de la Música, siendo recordados gracias a la sencillez de sus canciones, pegajosa melodía, tributos en cine, musicales y sus vocalistas: ABBA.

Formación de ABBA, consagración y separación

Anni-Frid Lyngstad (vocalista identificada como Frida, la chica de cabello oscuro), Benny Anderson (compositor, voz y piano), Björn Ulvaeus (voz y guitarra) y Agnetha Fältskog (vocalista), después de cada uno obtener éxito en su país con proyectos individuales y de convertirse en dos parejas respectivamente, decidieron unir talentos e iniciaron la andanza en 1970 en Festfolk, espectáculo de cabaret con el que no tuvieron éxito.

La suerte con tintes negativos se convertiría poco a poco en lo opuesto, dando inicio en 1973 con su álbum debut “Ring, Ring”, además de dejar su nombre inicial “Björn & Benny, Agnetha & Anni-Frid” para llamarse después simplemente con el acrónimo de sus primeros nombres: ABBA.

El resto de Europa fue testigo en 1974 tanto del éxito de la banda al adjudicarse primer lugar en el Festival de la canción Eurovisión como de la gran aceptación de su segundo trabajo “Waterloo”, nombre homónimo al sencillo que les abrió las puertas, pero que sin embargo no los llevó al estrellato.

Serían los discos “ABBA” (1975), “Arrival” (1976), “The Album” (1977) y “Voulez-Vous” (1979) estandartes de su consolidación definitiva como banda, cada sencillo convertido en victoria como la invitación al auxilio de “S.O.S”, el hombre que recién terminó una relación y lo deprime llamado “Fernando”, el baile disco de “Dancing Queen”, el elemento usualmente divertido de la clase alta llamado “Money, Money, Money”, el proceso de ruptura de “Knowing me, Knowing you” y la falta de seriedad en una relación con “The Name of the Game”.

El divorcio de Björn y Agnetha en 1979 vino de la mano con el sexto álbum “Voulez-Vous”, en el que la separación matrimonial no afectó al desempeño musical, aunque hubo un pequeño giro más oscuro en sus composiciones, evidenciado con sus trabajos “Super Trouper” (1980) y “The Visitors” (1981), último de su carrera, presentándose también la ruptura sentimental entre Benny y Frida en ese mismo año.

Melodías enfocadas en el “resultado” del adiós definitivo al ser amado con “The Winner Takes it All” y el proceso de ver crecer a un hijo en “Slipping Through My Fingers” son muestra de la madurez adquirida artísticamente, antecediendo al “descanso temporal” iniciado por ABBA en 1982, el cual prosigue sin interrupción. Los integrantes han realizado apariciones en público amistosas, pero no auguran una reunión para tocar juntos desde ese entonces.

El Cine y el musical Mamma Mia! resucitan a ABBA

Los años noventa sería el tiempo en el cual la obra de ABBA despertaría para reubicarse en los oídos del público. Australia inició, ofreciendo dos filmes independientes que darían la vuelta al mundo: “Las Aventuras de Priscilla, reina del Desierto” (1994) y “La Boda de Muriel” (1994), destacando ésta última una protagonista que suele pasar su tiempo libre escuchando desde “Waterloo” hasta “I do, I do, I do, I do”.

En 1999 un musical inspirado en las canciones de ABBA logró la aclamación de crítica y fans: Mamma Mia!, cuya trama se enfoca en una mujer a punto de casarse que descubre en el diario de su madre su pasado y la existencia de tres hombres importantes para ella, por lo que decide invitarlos a Grecia para su boda y averiguar quién de ellos es su verdadero padre. El impacto de la obra escrita por Catherine Johnson repercutió en montajes hechos en Inglaterra, España, Estados Unidos, México y Australia, para así llegar a millones de personas de todo el mundo.

Como resultado del inusitado éxito, la historia recientemente fue trasladada al Séptimo Arte en 2008 protagonizada por Meryl Streep, Pierce Brosnan y Amanda Seyfried.

El paso a la inmortalidad

Los discos recopilatorios fueron sólo un recurso para presentar a nuevas generaciones la música del cuarteto sueco. Ahora formará parte en marzo de este año 2010 del Salón de la Fama del Rock N´Roll de Estados Unidos, acompañados por Genesis, The Hollies, The Stooges y Jimmy Cliff.

ABBA compartirá un Hall con aquellos que con su muy particular estilo, se han posicionado en la historia como R.E.M, Sex Pistols, Metallica, AC/DC, The Clash, The Police, Patti Smith, Van Halen, Ramones, Queen, Eric Clapton, The Eagles, Paul McCartney, Prince, Michael Jackson, Santana, David Bowie, Pink Floyd y The Who, por sólo mencionar algunos de la larga lista.

Los inicios suelen involucrar constancia, esfuerzo, dedicación y paciencia para después ver los resultados. Esto se refleja en todas las áreas a las que se desee aplicar; en el caso de ABBA su música, sus vocalistas y sus composiciones fueron su boleto para consagrarse como grupo de aquí a la eternidad.