Hasta 70.000 kilómetros cuadrados menos que en el último récord negativo registrado en septiembre de 2007. El Ártico se deshiela a una gran velocidad durante el periodo de verano y cada año que pasa lo hace a mayor nivel. Cabe decir que en los últimos treinta años, el nivel de deshielo ha aumentado en un treinta por ciento.

Cuando en la década de los ochenta, el mínimo se situaba en torno a los 6 millones de kilómetros cuadrados nadie podría imaginar que tres décadas más tarde este llegara a estar en los 4.1 millones de kilómetros cuadrados. El cambio climático es el principal problema para los casquetes polares del Ártico que cada verano lo están pasando peor, tanto es así que cuando llega el invierno estos casquetes no vuelven a recuperar su grosor debido a las altas temperaturas para este lugar, por lo que en el siguiente verano el deshielo se produce a mayor velocidad ya que los casquetes son más finos.

El Centro del Hielo y de la Nieve de Estados Unidos ha obtenido estos datos a través de los satélites de la NASA que vaticinan que el deshielo seguirá en aumento en los próximos días debido a que las altas temperaturas siguen asentadas en el Polo Norte.

El problema de este deshielo afecta a todo el planeta ya que estos enormes casquetes polares funcionan como "un aparato de aire acondicionado" para el resto del planeta. Además Groenlandia y Siberia están registrando datos históricos negativos de deshielo.

Si el calentamiento global sigue, el cambio climático avanzará con sus catástrofes afectando en todos los lugares del planeta pero en especial a los polos, donde el deshielo será el principal problema para todo el mundo.

Otro de los problemas como ya se ha mencionado es que los casquetes no vuelven a recuperar su grosor original por lo que estos cada año son más finos lo cual significa que el deshielo y la desaparición de estos ocurrirá de una forma más rápida, año tras año. De esta manera seguirá afectando a las zonas vecinas más frías como son Groenlandia y Siberia que seguirán sufriendo las consecuencias de las altas temperaturas que traerán graves problemas para todo el planeta, como se conoce el aumento de los mares que de echo ya se está produciendo poco a poco.

También es otro problema la perdida de estas zonas de agua dulce convirtiéndose así en agua salada, que quiere decir menos agua dulce para el planeta que tarde o temprano echará de menos estas fuentes de agua dulce.