Curiosidades históricas

La primera biblioteca ambulante de que se tiene noticia no data del siglo XX, como pudiera pensarse, sino del siglo X, y no se servía de carros para transportar los libros sino de camellos. Cientos de ellos, entrenados para caminar siempre en la misma posición para mantener el orden alfabético de los papiros, pergaminos y códices que constituían los 117.000 volúmenes de la colección privada del gran visir persa Abdul Kassem Ismael (938-995). Este sabio de trato cordial nunca se separó de su caravana de libros.

Es enorme el número de bibliotecas que a lo largo de la historia han acabado destruidas intencionadamente. La historia nos enseña que la quema de libros ha sido obsesión de fanáticos políticos y religiosos. Lo curioso es que en nuestros días no parece que se haya terminado con esta bárbara costumbre. La biblioteca nacional de Sarajevo fue bombardeada premeditadamente por las tropas serbo-bosnias en 1992, y en 2003 se quemaron más de un millón de volúmenes en la biblioteca nacional de Irak. Las dos bibliotecas contaban con ejemplares antiguos únicos; su valor, incalculable.

Las primeras bibliotecas surgieron prácticamente al mismo tiempo que la escritura. Se necesitaba de un lugar para almacenar las tablillas de arcilla sobre la que se escribía. No se trataba de meros archivos sino de verdaderas bibliotecas; se ha comprobado que se utilizaban sistemas de catalogación muy eficientes. Sin embargo, las bibliotecas de la antigüedad no abrían sus puertas a cualquiera; sólo los elegidos podían consultar sus fondos. Las primeras bibliotecas públicas de las que se tiene noticia se sitúan en la Roma de Julio César, unos tres mil años después de la aparición de la escritura.

Lo que se puede encontrar en una biblioteca

Algunos bibliotecarios nos hablan en Internet de los curiosos marcapáginas que suelen olvidar algunos lectores: un billete de autobús de hace años o listas de la compra que nunca llegaron al supermercado. Realmente puede resultar curioso lo que puede encontrarse olvidado entre las páginas de un libro. El profesor Cristopher Maurer, especialista en literatura española, encontró en la biblioteca del Congreso de Washington un manuscrito escrito por Federico García Lorca. Es el borrador de uno de los poemas incluidos en “Poeta en Nueva York”, uno de los libros más conocidos de este gran escritor.

Al parecer no debe ser mala práctica para los investigadores bucear entre los libros raros y antiguos de las grandes bibliotecas. Hace unos meses se ha publicado también la noticia del descubrimiento de 71 manuscritos de la obra del poeta latino Ovidio. El grupo de investigación Nicolaus Heinsus de la Universidad de Huelva ha podido reunir esta gran colección de fragmentos de este autor contemporáneo de Jesucristo investigando en bibliotecas repartidas por todo el mundo.

Grandes Bibliotecas

Tres edificios monumentales albergan la que es considerada como la biblioteca más grande del mundo, la biblioteca del Congreso de los Estados Unidos en la ciudad de Washington. Unos treinta millones de libros cubren las paredes de este emporio cultural. La misión de esta biblioteca no es sólo coleccionar libros, pueden encontrarse periódicos de todo el mundo, microfilmes, películas, mapas, tebeos, grabaciones y cualquier cosa que se publique; pero además, y es lo más curioso de sus fondos, extraídos de Internet se han recopilado cientos y cientos de terabytes de información digital, y esta cifra va a ir en aumento progresivo puesto que ha adquirido todos los mensajes públicos de la red social Twiter desde su fundación. Suponemos que con los programas y herramientas adecuadas se le podrá sacar mucho partido a semejante volumen de información.

También en la biblioteca del Congreso se encuentra la mayor colección de libros raros del mundo, aunque no es la única biblioteca especializada en libros valiosos. En la biblioteca Beinecke de Yale pueden consultarse obras medievales y renacentistas e incluye entre sus fondos una colección de antiguos papiros griegos, árabes y egipcios. Existe una colección similar en la biblioteca Tomas Fisher de Toronto. La edición de libros en el pasado era un verdadero arte. Son impresionantes las joyas en forma de libro que pueden consultarse en estas bibliotecas. En las tres citadas hay ejemplares de la biblia de Gutemberg, uno de los primeros libros editados con más lujo. Se han llegado a pagar muchos millones de dólares por alguno de estos ejemplares.

Sin embargo, en un futuro próximo existirá una biblioteca que superará en tamaño a cualquiera de las existentes, a pesar de no ubicarse en ningún edificio monumental. La Biblioteca Digital Mundial ya no es un proyecto y se nutre de los fondos de algunas de las bibliotecas más importantes del mundo; cualquier internauta puede entrar pinchando en la siguiente dirección de Internet: http://www.wdl.org/. Quienes gusten de hojear libros raros y antiguos disfrutarán con esta página web (en ella se puede ver, por ejemplo, la biblia de Gutemberg citada anteriormente).

Bibliotecas y arquitectura

Una buena biblioteca exige un buen proyecto arquitectónico. Debe ser un lugar confortable donde todo esté debidamente señalado, donde la circulación interior no resulte molesta al lector y debe quedar dividida en áreas para dar respuesta a todas sus posibilidades (espacios infantiles, zonas de estudio y de trabajo, área de promoción, etc.)

La mayoría de las bibliotecas no cumplen con estos requisitos. En general son la herencia de un pasado de limitados recursos. No es el caso de otras, las de las principales ciudades de algunos paises. Algunos de los edificios más bonitos del mundo son sede de una biblioteca.

Bibliotecas hay de todos los tamaños. Habitualmente en poblaciones pequeñas se albergan en antiguos palacios o casas monumentales. Es impresionante la relación que mantienen las bibliotecas con la arquitectura. En las ciudades de Kansas y de Missouri, en Estados Unidos, las fachadas están construidas simulando filas de enormes libros.

Pero no son las construcciones que albergan bibliotecas más impresionantes. Les invitamos a visitar una página web donde aparecen las bibliotecas más bonitas del mundo. Imágenes realmente impresionantes. http://bibliorios.blogspot.com/2009/08/las-bibliotecas-mas-bellas-del-mundo.html