Con motivo de las próximas fiestas de fin de año, es conveniente anticiparse sobre los antecedentes del mal comer de las fiestas de fin de año y aprovechar para hacer una serie de recomendaciones a la hora de alimentarse en Navidad y Año Nuevo. De hecho, sorprenden las estadísticas de que en los últimos años se registró un aumento del doce por ciento (12 %) en el número de personas que se hicieron atender en hospitales en la última mitad del mes de diciembre, a causa de problemas de salud derivados del desorden alimentario y de la mala alimentación.

Excesos a la hora de comer

La importancia del problema radica en que en una sola noche de festejo se suelen consumir alrededor de diez mil calorías, las mismas que habitualmente se ingieren durante toda una semana. Además, ocurre una paradoja para el veraniego hemisferio sur en esta época: los alimentos que se ingieren en las fiestas son ricos en grasas y calorías, ya que son platos típicos de países en los que en estas fechas tienen temperaturas bajas. Por eso, se afirma que es importante adaptar la alimentación al clima. En este sentido el exceso en el comer de fin de año tiene que ver con cuestiones culturales y sociales que se pueden controlar llevando a la práctica consejos prácticos y sencillos, como que al momento de elegir los alimentos y prepararlos se debe optar por consumir más ensaladas, carnes magras, postres saludables y disminuir la cantidad de turrones o frutas secas.

Consejos para comer saludablemente en las fiestas de fin de año

Los consejos y recomendaciones que se suelen difundir todos los años se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • Evitar las frituras y las salsas a base de crema.
  • Elegir alimentos reducidos en grasas y calorías, como carnes, pescado, pollo o pavo, ya que contienen menor contenido graso.
  • Los aperitivos deben ser bajos en calorías, preparados preferentemente con muchas frutas, hielo y evitando azúcar (reemplazarla por endulzantes o edulcorantes).
  • Moderar o evitar el consumo de bebidas alcohólicas (dejarlas solamente para el brindis).
  • Tomar poca cantidad de bebidas con azúcar o usar reemplazos como jugos naturales o gaseosas dietéticas.
  • Incorporar sal en cantidades mínimas o evitarla, reemplazándola por aderezos como vinagres, limón, hierbas, especias, ajo o cebolla.
  • No consumir helados de crema en los postres; preferir los que tienen pocas calorías.
  • Usar porciones de poca cantidad para cada comida.
  • Masticar despacio saboreando los bocados, lo que hará que la comida se disfrute con la ventaja de que uno se da cuenta cuando está satisfecho.

Informe de las calorías que tiene cada preparado

Desde los sectores sanitarios públicos y privados relacionados con la prevención de enfermedades no transmisibles y de la nutrición se suele incluir un listado de las calorías que tienen las comidas que habitualmente se ingieren en las fiestas. 1) Calorías de la mesa dulce • Pan dulce, 1 rebanada fina: 380 calorías • Budín inglés con frutas o marmolado, 2 rodajas: 420 calorías • Frutas secas, 1 puñadito: 160 calorías • Garrapiñada, 1 puñadito: 180 calorías • Maní con chocolate, 1 puñadito: 220 calorías • Frutas deshidratadas, 3 unidades: 140 calorías • Turrón, media unidad chica: 220 calorías 2) Calorías de las bebidas con alcohol • Cerveza, 1 lata: 189 calorías • Sidra, 1 copa: 75 calorías • Vino, 1 copa: 108 calorías • Vermouth, medio vaso: 125 calorías • Champagne 1 copa: 160 calorías Al agregar hielo a la copa de bebida alcohólica permite beber con más moderación; además, tener a mano un vaso adicional de agua, soda o jugo light.

Recomendaciones de recetas saludables

Las alternativas de platos saludables son más apetitosas de lo que uno puede imaginar: • Ensalada de melón con jamón • Arrollado de palmito y verduras • Vithel Toné de bajas calorías • Ternera con suave salsa de hongos • Brochettes de pavo o pollo • Supremas perfumadas al vino blanco • Ensaladas de frutas con edulcorante • Helados bajos en calorías solos o con fruta. • Brochette de frutas • Mousse de yogurt o queso blanco con frutas • Mousse de frutas

Las dietas anteriores y posteriores a las fiestas

Generalmente cuando se consume en las fiestas se está pensando en las vacaciones y en las dietas que se empezaron un tiempo antes para estar en forma en ese período. Se calcula a veces, que en ocasión de las fiestas de fin de año, las dietas hacen un paréntesis y uno por unos días se olvida. Pero se debe ser cuidadoso justamente por eso, ya que el organismo está siendo habituado a un orden y a cantidades moderadas, los que alterados por la excesiva y abundante ingesta, producen un marcado efecto rebote. Muchas son las dietas difundidas para antes y después de las fiestas: las dietas Cormillot, la dieta Dunkan, la dieta Flash, la dieta de las fibras, etc. Más allá de la variedad y el marketing que tienen estas dietas, lo que es seguro y recomendable es ir a consultar un profesional de la salud especialista en alimentación.