Los gustos tienen que ver con los hábitos que se enseñan, además de una predisposición natural. Los nuevos sabores deben ser introducidos en el niño en forma progresiva, sin forzarlo, pero tratando de acostumbrarlo a múltiples variantes en su dieta.

Una de las claves para incorporar las verduras, es disfrazar un poco las comidas. Por ejemplo las hamburguesas pueden tener la misma forma que las de carne, pero hechas con alguna pasta de verduras.

Algo que los chicos comen con placer son las croquetas y tortillitas al horno, o sencillamente cocinadas en una sartén. Es importante la combinación de colores y formas, ya que esto despertará el interés del niño.

Hamburguesas con verduras para niños

Cualquier vegetal cocido y pisado, con alguna cebollita, queso rallado y, si se prefiere, huevo para unir, sirve para preparar hamburguesas, que pueden cambiar de forma transformándose en albóndigas.

Se pueden pasar por pan rallado o harina y variar las formas. Las albondiguitas de distintos colores se pueden poner en un bols para que el niño pueda pinchar.

Platos con verduras en la dieta infantil

Las milanesas de soja son una buena opción para reemplazar las clásicas milanesas. Dejando de lado el puré de papas, las milanesas se pueden acompañar con cualquier vegetal hecho puré. El zapallo y la batata son dulces y agradables al paladar del niño. Son ideales para mezclar con acelga, espinaca, choclos, brócolis o chauchas.

Los zapallitos quedan bien en soufflé, tortillas o revueltos.

Recetas de postres con verduras

Batatitas dulces

  • 4 batatas
  • 2 huevos
  • 1 taza de jugo de naranja
  • 1 cucharada de harina integral
  • Miel
  • Ralladura de naranja
Cortar las batatas en rodajas gruesas y cocinarlas en una cacerola con poco agua. Una vez cocidas colocarlas en una asadera aceitada.

Preparar una crema con el jugo de naranjas, mezclado con la miel y la harina remojada previamente en agua fría. Batir los huevos, volcar en la preparación y agregar la ralladura.

Cocinar a fuego suave durante 15 minutos. Cubrir las batatas con esta crema y llevar la asadera a horno de temperatura moderada durante 10 minutos.

Flan de zanahorias

  • 1 kg de zanahorias cocidas
  • 4 cucharadas de miel
  • 3 cucharadas de fécula de maíz
  • 1 huevo
  • ½ litro de agua de cocción de las zanahorias
Licuar las zanahorias cocidas en ½ litro de agua, volver al fuego y agregarle la fécula disuelta en un poco de agua fría. Cocinar 5 minutos más. Apagar y endulzar con la miel, añadir el huevo mezclando bien.

Preparar un caramelo con 2 cucharadas de miel en una budinera o en moldecitos individuales. Verter la preparación y enfriar. Desmoldar y servir frío.

Recetas de postres con frutas

Helado de frutas

  • 1 kg de peras o duraznos maduros
  • 200 gr de ricota
  • 3 cucharadas de miel
  • Vainilla
  • 2 claras batidas a nieve
Licuar la fruta junto con la ricota, la miel y la vainilla. Al final se le agregan las claras batidas y se pone en la heladera.

Para evitar que se cristalice se le puede poner un cuarto de agua con una cucharadita de agar-agar (gelatina natural de algas), antes de agregar las claras batidas.

Manzanas rellenas al horno

  • 6 manzanas
  • 50 gr de pasas de uva
  • 50 gr de nueces
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de canela
Colocar las manzanas con cáscara (sacar las semillas del centro) con 1 cm de agua en la asadera. Licuar las pasas de uva con las nueces y rellenar el hueco que quedó de las semillas. Espolvorear con canela y rociar con miel. Cocinar al horno hasta que estén tiernas.

Para incorporar nuevos alimentos a la dieta infantil, es fundamental que la propia mamá esté convencida para que los niños se adapten con facilidad.

Aunque, por supuesto, la madre deberá esforzarse para hacer más fácil el cambio, aplicando creatividad y amor a su cocina.