Como alternativa a la preparación clásica de la pasta con tomate o nata, te ofrecemos dos recetas que combinan la pasta (en este caso tallarines y macarrones, pero puede ser cualquier tipo de pasta) con distintas verduras (cebollas, zanahorias, col, calabacín, pimientos, setas, espinacas).

El primer plato es una versión de la receta de la "pasta con verduras" de María Molina Chacón, recogida en el libro El sabor de tu tierra (Gastronomía del territorio amparado por la Denominación de Origen Estepa).

Ingredientes de la pasta con verduras

  • 350 gramos de tallarines
  • 1 cebolla
  • 3 zanahorias
  • 1/4 de col mediana
  • 1 calabacín
  • 1/2 pimiento rojo
  • 2 pimientos verdes
  • 100 gramos de champiñones o setas
  • sal, galangal (jengibre en la receta original), orégano y aceite de oliva.

Preparación de la pasta con verduras

Trocea toda la verdura en juliana y rehógala en una sartén tapada a fuego fuerte. Haz primero la cebolla con la zanahoria, luego los pimientos, las setas, el calabacín y, en último lugar, la col. Sazona todo con sal, añadiendo al final el galangal y el orégano.

Mientras rehogas la verdura, pon a cocer la pasta con abundante agua, sal y un chorrito de aceite de oliva. Por último, pasa la pasta por agua fría y, ya escurrida, colócala en la bandeja donde la vayas a servir. Para su presentación, dispón las verduras por encima de la pasta.

Receta de macarrones con espinacas

Esta receta está rescatada de un recetario que es ya un clásico de la gastronomía española: el Manual de cocina de la Editorial Almena.

Ingredientes de los macarrones con espinacas

  • 400 gramos de macarrones gruesos
  • 1kilo de espinacas
  • 30 gramos de queso rallado
  • 50 gramos de mantequilla
  • 3 cucharadas de aceite
  • 1 cucharada de harina

Preparación de los macarrones con espinacas

Cuece los macarrones en abundante agua hirviendo con sal. Cuando estén al dente, retíralos del fuego y dejalos reposar tapados un ratito; luego lávalos con agua fría y escúrrelos.

Limpia las espinacas con mucha agua y ponlas a cocer en agua hirviendo con sal (unos diez minutos). Igual que con la pasta, refréscalas con agua fría y escúrrelas (incluso estrujándolas para que suelten toda el agua). Pícalas sobre una tabla de madera.

Pon el aceite en una sartén al fuego. Cuando esté caliente, dora un diente de ajo y rehoga las espinacas, apartándolas, después.

Rehoga en un cazo la mantequilla y la harina (sin que llegue a tomar color). Agrega la leche hirviendo, removiendo para que no se formen grumos. Deja que hierva unos minutos y reserva.

En una sartén, saltea los macarrones, mezclándolos con las espinacas rehogadas. Vierte la mezcla en una fuente y cúbrela con la bechamel y el queso rayado.

Lleva esta fuente al horno (que habrás precalentado), durante cinco minutos para que se doren. Si has utilizado una fuente de barro refractario, puedes presentar los macarrones en la misma fuente, sobre una bandeja con una servilleta de cuadros.