Dentro de las diferentes recetas existentes para realizar una paella, quizá, una de las más exitosas y sabrosas, sobre todo en los chiringuitos playeros, es la marinera o paella de marisco; con su arroz, más o menos caldoso, según gustos, y sus ingredientes frescos de la huerta y del mar.

Ingredientes para realizar una paella de marisco (para cuatro personas)

  • Una taza de arroz bomba
  • dos calamares frescos un par de huesos de rape
  • una cabeza de merluza o similar, 300 g de berberechos
  • 300 g de langostinos, 300 g de gamba arrocera
  • 200 g de almeja blanca, 5 mejillones
  • 5 dientes de ajo, una cebolla de pequeño tamaño
  • pimiento verde, pimiento rojo
  • aceite de oliva virgen extra,
  • una cucharada sopera de pimentón dulce,
  • una pizca de pimentón picante, azafrán y sal.

Modo de elaboración: preparación del caldo de pescado

  1. En una olla, cocer la cabeza de pescado con los huesos de rape durante dos horas aproximadamente, a fuego muy lento y reservar.
  2. A continuación, se pelan los langostinos separando la cabeza del cuerpo. Dichas cabezas, se deben apretar con los dedos para sacar toda la ‘sustancia’ y depositar ésta en un pequeño plato.
  3. Seguidamente, hervimos las cáscaras junto con las cabezas, en una olla con escasa agua (un vaso mediano), durante dos horas aproximadamente a fuego muy lento.
  4. Una vez estén listos ambos caldos, se cuelan, se mezclan en una sola olla y se reservan.

Elaboración del sofrito de la paella

  1. Se pica la cebolla, el ajo, un trozo de pimiento rojo y otro de pimiento verde; todo en minúsculos trozos.
  2. Paralelamente, se limpian los calamares y se trocean. A fuego muy lento, se echa primero la cebolla y cuando este dorada, el ajo y el pimiento hasta que se pochen.
  3. Cuando el sofrito esté al punto, se doran los calamares y se vierte la "sustancia" de las cabezas de los langostinos. Se remueve todo bien durante cinco minutos a fuego muy lento dejando que se haga paulatinamente.

La paella marinera está lista. Arroz más o menos caldoso

  1. Posteriormente, se echa el arroz (una taza de arroz por tres de caldo, si deseamos un arroz caldoso; o por el contrario, una taza de arroz por dos de caldo si queremos la paella típica), removiendo y mezclando bien de forma insistente, durante tres minutos, para que el arroz coja el sabor del sofrito.
  2. A continuación, se vierte el caldo – bien caliente - junto con el pimentón dulce, el picante y el azafrán. Se remueve y se pone a fuego rápido hasta que hierva; momento en el cual, se baja a fuego lento dejándolo cocer.
  3. A los cinco minutos, echamos las gambas arroceras y se añade más caldo según lo vaya pidiendo el arroz; o si se desea que el resultado de éste, sea más o menos caldoso.
  4. Cinco minutos antes de que el arroz este en su punto se añaden los berberechos, los mejillones y las almejas. Una vez se abran, se retira del fuego, dejando reposar la paella unos cinco minutos tapada con un paño.
  5. Servir a continuación acompañado de un buen vino.

El vino Albariño, un buen compañero para la paella de mariscos

Sobre gustos no hay nada escrito, por lo que la bebida para acompañar una buena paella de mariscos o un arroz caldoso marinero, es algo muy personal. Pero, probablemente, una bebida que se complementa perfectamente con una exquisita paella marinera, es un vino blanco frío, preferentemente, un elegante Albariño de las Rías Baixas: un Santiago Ruiz, por ejemplo. Un caldo extremadamente suave al paladar, de las bodegas del mismo nombre.