El champiñón ha sido hasta hace pocas décadas, un desconocido en España. Hasta que un día se puso de moda, y ¡voilá! Se ha convertido en un ingrediente esencial de muchos platos. Hay muchas formas de preparar los champiñones, se pueden comer incluso crudos, en rodajas, en una ensalada. La receta de champiñones al ajillo es bastante sencilla, aunque pueda llevar un poquito de tiempo lavar, pelar y cortar el champiñón, un mínimo inconveniente comparado con los sabrosos resultados.

Ingredientes para preparar los champiñones al ajillo

  • Champiñones frescos. Se pueden encontrar en supermercados, en bandejas de varios tamaños, limpios e incluso cortados en rodajas, aunque en este caso, su precio subirá un poco. Sobre la cantidad a utilizar, dependerá del número de comensales.
  • Sal
  • un diente o dos de ajo.
  • Limón.
  • Aceite de oliva.

Utensilios necesarios para hacer los champiñones al ajillo

  • Sartén de tamaño medio, siempre dependiendo de la cantidad de champiñón a cocinar.
  • Cuchillo
  • Cuchara de madera o similar, para no rayar el fondo de la sartén.
  • Escurridera.
  • Tapa metálica, o tapa para sartén.

La limpieza de los hongos

  1. Sacar los champiñones de su envoltorio y lavar bien con agua, debajo del grifo, usando una escurridera. Si se compran ya limpios, también es necesario lavarlos, aunque no tan intensamente.
  2. Con un cuchillo, cortar la base del champiñón, que normalmente está más oscura e irregular, y quitar la piel de la parte superior, el “sombrero”, con cuidado de no romper el champiñón.
  3. Volver a lavar bien el champiñón, bajo el chorro de agua.
  4. Cuando ya estén limpios, cortarlos en láminas finas, o si se prefiere, en cuartos.

El champiñón, a la sartén

  1. Poner una sartén al fuego, con un poco de aceite de oliva. (Una cucharada sopera o dos).
  2. Mientras el aceite se calienta, pelar el diente de ajo (o dos dientes de ajo, al gusto), y trocear lo más finamente posible.
  3. Cuando el aceite esté caliente, pero sin que llegue a humear, echar el champiñón cortado.
  4. Añadir un pellizco o dos de sal, según se prefiera, el ajo cortado y un chorrito de limón, que hará que el champiñón no se ennegrezca.
  5. Tapar y dejar que se haga a fuego lento.
  6. Remover de vez en cuando con una cuchara de madera o similar, que no estropee el fondo de la sartén.

¿Cuándo estará listo el champiñón al ajillo?

Conforme el champiñón se va haciendo en la sartén, irá soltando líquido. Dejar el champiñón tapado para que se vaya haciendo en su jugo, a fuego lento, y tome el sabor del ajo.

Su tono se volverá un poco más oscuro, su tamaño disminuirá, y su textura será más blanda.

Aunque depende de gustos, el champiñón deberá de quedar tierno.

Si al ver que ya está listo y todavía queda mucho jugo, destaparlo y dejarlo un poco más al fuego, para que el líquido se consuma, pero con precaución, para que no se quede seco y se queme.

Algunos consejos para preparar estos populares hongos

Es preferible, si se quiere pagar menos dinero por los champiñones, comprarlos enteros, sin cortar ni lavar. Aunque si no hay mucho tiempo para hacerlo en casa, se pueden comprar ya cortados.

Los champiñones frescos serán de color claro, cuanto más claros, más frescos. Además, no habrá aberturas entre la parte superior y el tallo.

Tener en cuenta que el volumen del champiñón es menor cuando ya está hecho. Comprar siempre una bandeja de champiñón crudo pensando que después de cocinado su tamaño menguará y quizás parezca poca cantidad.

Si no se dispone de limón, no hay problema. Se pueden preparar igualmente, pero su tono será más oscuro.

Si sobra champiñón al ajillo, se puede guardar en el frigorífico de un día para otro.

Otras formas de preparar los champiñones

El champiñón al ajillo es un acompañamiento ideal para carnes y aves, pero también se puede preparar como aperitivo.

Otra forma de utilizarlo es en tortilla francesa. Es tan simple como batir los huevos y añadir un poco de champiñón al ajillo. Mezclar bien y hacer la tortilla francesa como de costumbre.

Las posibles combinaciones y presentaciones solo dependen de la creatividad y la imaginación.