Cada vez se le concede más importancia a la alimentación. Sin embargo, a pesar de que la sociedad está adquiriendo nuevos hábitos, los productos con grasas saturadas siguen estando muy presentes en la mesa del comedor. Hornear un bizcocho en casa es una forma de comer un rico pastel evitando los riesgos de la bollería industrial.

Ingredientes para esta receta

  • 4 huevos frescos
  • 2 yogures con sabor a limón
  • 2 vasos pequeños de azúcar blanca
  • 3 tazas de harina
  • 1 sobre de levadura
  • 1 vaso de aceite de girasol
  • 1 litro de leche
  • 1 paquete de chocolate en polvo

La masa del bizcocho

Antes de comenzar a ligar los ingredientes es importante elegir un molde cuya forma y tamaño se adapten bien a las dimensiones del horno que se va a utilizar. Si este aparato tiene unas dimensiones reducidas y se quiere hacer un bizcocho más grande siempre se pueden comprar dos moldes pequeños en lugar de uno mayor y cocerlo todo en dos turnos.

Una vez que ya se tiene claro cómo va a ser la tarta hay que coger un cuenco que sea ancho y alto para poder empezar a trabajar la receta. Lo primero de todo es cascar los huevos y batirlos un rato manualmente. Después se añaden los dos vasos de café de azúcar blanca, las tres tazas de harina, los yogures de limón y el aceite de girasol.

Para mezclar todo esto es necesario tener una batidora ya que de otro modo es muy posible que queden grumos. La masa ha de ser una pasta fina y uniforme para que se extienda perfectamente sobre el molde y el bizcocho se haga igual por todas partes.

Cómo hornear la tarta

Para terminar, se echa el sobre de levadura y se vierte el contenido del cuenco en el molde, que puede untarse previamente con algo de mantequilla para evitar que el dulce se quede pegado. Luego hay que dejarlo todo a un lado y poner el horno a 180º.

No hay que olvidar que nunca ha de introducirse la masa recién hecha directamente en el horno sin haber esperado primero a que éste se caliente al menos durante diez o quince minutos. Transcurrido ese tiempo se coge un par de guantes de cocina para no sufrir quemaduras y se mete la masa en el horno. Hay que esperar 45 minutos hasta que el bizcocho esté en su punto.

El relleno de chocolate

Para los más golosos una crema de cacao es el mejor de los complementos de esta receta. Además, es algo muy fácil de hacer ya que sólo se necesita verter un litro de leche en un cazo pequeño y añadirle tantas cucharadas de chocolate en polvo como se desee.

Hay que calentarlo todo a fuego lento y remover constantemente para que la mezcla espese ya que de lo contrario no se podrá untar en el bizcocho de limón. Una vez lista la crema haya que dejarla enfriar un rato a temperatura ambiente antes de utilizarla.

Rellenar el pastel es algo tan sencillo como cortarlo por la mitad y untar el cacao por las caras internas del dulce. Posteriormente, se hará lo mismo con el exterior y se espolvorearán unas cuantas virutas de chocolate para decorar.

Dibujar letras con nata montada o crema pastelera es otra opción. En la buena presentación de un pastel la inventiva y la originalidad de un cocinero es la clave para obtener el éxito asegurado ante los comensales.

Un bizcocho de limón cubierto por una capa de chocolate hace las delicias de niños y mayores. Esta receta puede emplearse como postre o como tarta de cumpleaños. Cualquier momento es bueno para disfrutar de un pastel casero fácil de hacer a la par que exquisito.