Brigadeiro es una receta a base de chocolate proveniente de Brasil, que se ha vuelto muy popular en el mundo. Básicamente es la mezcla entre chocolate, manteca y leche condensada de la cual se derivan otras preparaciones y es una muy buena opción para ofrecer en fiestas, cenas y hacer regalos personales.

Probar este dulce promete dejar una sensación suave en el paladar a medida que se degusta. Para los amantes del chocolate es una golosina para disfrutar en una noche de invierno viendo la tele solo o en buena compañía.

Un poco de historia

El origen del brigadeiro es una combinación entre la política y los valores sociales de la sociedad brasileña. Todo comienza a principios del siglo XX, cuando el brigadier y ex candidato a la presidencia de Brasil, Eduardo Gomes, contó con un grupo de mujeres que preparaban este manjar para recaudar fondos y ganar votos.

Realmente, durante esa época Brasil tenia algunos problemas para conseguir leche fresca y azúcar por lo que la reemplazaron por leche condensada y chocolate en polvo. Este experimento dio un resultado muy positivo, aunque la idea original era realizar otro postre para vender.

Gomes no ganó las elecciones, pero fue muy recordado gracias a esta delicia achocolatada por generaciones y que se ha ganado comensales en muchas partes del mundo. Brigadeiro, que traduce “brigadier” al castellano, es el nombre que obtuvo esta receta en honor al ex candidato presidencial brasileño, quien sin proponérselo ha sido tema de conversación en las siguientes generaciones mientras degustan la receta.

Este dulce se le conoce también como “trufas brasileñas” y su preparación es muy sencilla:

Ingredientes

400 gramos de leche condensada

30 gramos de mantequilla

20 gramos de cacao puro en polvo de buena calidad

Preparación

Poner la mantequilla en una olla o cazo y antes de que comience a derretirse, poner la leche condensada y el cacao en polvo. Es muy importante mantener todo a fuego medio – bajo y no parar de mover con un cucharón de madera.

Cuando la preparación se vea lisa y homogénea, se debe prestar atención pues cuando ésta comience a despegarse de los laterales de la olla, se debe retirar del fuego y poner en otro recipiente para que no se queme.

A partir de este momento, se puede disfrutar a cucharadas o armar bolitas para rebozarlas en más cacao en polvo semidulce, chispitas de colores, coco rallado, nueces o lo que su gusto o imaginación le dicte. Otra variación de ésta receta es sustituir el cacao el polvo por chocolate blanco.

Para evitar complicaciones al darle forma a las bolitas, se aconseja untar las manos con un poco de margarina para facilitar su manipulación. También esta mezcla puede prestarse para relleno o cobertura de pasteles y tartas.

Una receta muy versátil

Son ideales para fiestas infantiles, o se pueden envolver en papelillo para regalar. Con una buena presentación y el punto de sabor adecuado, cualquiera puede quedar como un profesional de la repostería sin buscarlo. Estas provocadoras bolitas, también podrían ser una buena idea de negocio en donde se pueden vender individuales o en cajas de a seis unidades.

Es una receta fácil de realizar que va muy bien como detalle navideño, aunque realmente es tan irresistible que es un capricho para cualquier momento evocando la sensación de bienestar muy propia del cacao.

Razones saludables para comer chocolate

Los seguidores del brigadeiro experimentan alegria al probar este postre, y no sólo se debe a su sabor. El chocolate como ingrediente principal de la receta posee pentilamina, una sustancia que ayuda a mejorar el buen humor.

Consumirlo con moderación le aporta antioxidantes al organismo por su alto contenido en magnesio. Además, contiene flavonoides que ayudan a evitar ataques al corazón y derrames. Así las cosas, ¿se dejarán llevar por la tentación?.