Siguiendo estas instrucciones para preparar flan casero, se obtendrá un resultado como el de la fotografía principal que ilustra el artículo. Es muy simple de hacer y llevará poco tiempo prepararlo y cocinarlo. La receta es casera y tradicional para saborear este postre clásico tal como el que hacen tantas abuelas para delicia de toda la familia.

Ingredientes de un buen flan

Flan:

  • 750 cc de leche entera
  • 5 ó 6 huevos de color
  • 2 cucharadas de azúcar por cada huevo
  • 2 ó 3 cucharaditas de esencia de vainilla o vainillín
  • Una pizca de ralladura de limón
Caramelo:

Para acompañar al servir:

  • 1 porción de crema de leche
  • 1 pote de dulce de leche, dulce típico de Argentina

Preparación de flan casero paso a paso

En el caso de contar con una licuadora, los ingredientes se colocarán en ella para una óptima mezcla. De lo contrario, no hay inconveniente en utilizar un bol, pero es importante evitar batir los huevos; solo es necesario mezclar la leche, los huevos y el azúcar con la esencia de vainilla y la rayadura de limón. El flan saldrá más sabroso si se utiliza leche entera y huevos de granja, aún mejor si son de color. Por otra parte, no debe abusarse de la ralladura de limón, para no opacar el sabor a vainilla. Media cucharadita de ralladura es suficiente.

Para lograr el clásico flan con caramelo, se colocarán unas cuatro cucharaditas de azúcar en el molde que se empleará para colocar la preparación en el horno. Este se llevará a una hornalla a fuego mediano, derritiendo el azúcar con cuidado de que no se queme. Esto es importante, ya que de lo contrario el caramelo tomará un gusto amargo. Cuando el azúcar se quema se vuelve muy oscura, por lo tanto un color dorado claro será el ideal.

Una vez extendido el caramelo por el molde, siempre haciéndolo con rapidez ya que solidifica muy pronto, es necesario dejarlo enfriar bien, por ejemplo sobre la mesada de la cocina. Luego de que se haya enfriado, se colocará la mezcla preparada con anterioridad.

Cómo cocinar el flan tradicional

Mientras se concluye la preparación, es importante precalentar el horno. Por otra parte, en un recipiente o molde de mayor tamaño que aquel donde se ha puesto el flan, se colocará una proporción de agua hirviendo para el baño maría, que debe alcanzar la mitad de la altura del molde con la preparación. El hecho de que el agua esté hirviendo es fundamental para una buena cocción y evitar cualquier desilusión con el resultado final.

Terminado este proceso, se colocará todo dentro del horno. El tiempo aproximado de cocción, a horno moderado, es de unos 40 minutos. De todas maneras, es necesario revisar el flan insertando un cuchillo para constatar que salga seco antes de apagar el horno. Usualmente la preparación se dorará un poco en la superficie.

Luego de que el flan se haya entibiado, es muy fácil desmoldarlo, especialmente por el fondo de caramelo, que favorece que no se adhiera. Sólo es necesario, con un cuchillo, recorrer los bordes, de modo que salga más fácilmente del recipiente.

Al momento de servir, tanto la crema como el dulce de leche, juntos o separadamente, le darán un toque muy especial. La crema chantilly puede prepararse con un pote de crema de leche y dos o tres cucharaditas de azúcar, batiendo hasta que quede espesa. El dulce de leche se adquiere también en potes en algunos países, especialmente en Argentina, listo para usar.

Orígenes e historia del flan

La preparación de este sabroso postre se remonta a la época del Imperio Romano, popularizándose en la Edad Media, y adquiriendo su forma actual hacia el siglo VII, momento en que dejó de espolvorearse con pimienta, para dar paso a su versión azucarada. El flan, definitivamente, es un clásico que no pasa de moda. Infaltable en la sobremesa, su dulzura no dejará de conquistar a chicos y grandes.