El origen de esta receta es Italia, donde tanto las pastas como los arroces son muy típicos en su gastronomía. Es muy sencilla de hacer y con ingredientes que prácticamente se tienen en cualquier casa, por lo que no se necesita nada especialmente sofisticado. Es muy sabrosa y puede ser útil cuando alguien se presenta de improviso sin tener comida preparada.

Ingredientes para 4 personas

  • 4 salchichas de Frankfurt grandes
  • 150 gramos de jamón de York
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 lata de pimiento rojo
  • 1 vaso de arroz
  • 2 vasos de caldo de verduras
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Colorante alimentario o azafrán

Preparación

En una cacerola se ponen unas 4 cucharadas de aceite, y cuando está caliente se añaden las salchichas cortadas en rodajas de medio centímetro. Se añade un poco de pimienta negra molida y se dejan dorar. Cuando están prácticamente doradas, se añade el jamón de York cortado en cuadraditos y se revuelve todo durante 1 minuto. Se retira todo a un plato y se reserva.

En el mismo aceite de dorar las salchichas, se añade la cebolla y el ajo muy picados, y se deja pochar unos minutos hasta que la cebolla este transparente, añadiendo un poco de sal.

Una vez que la cebolla esté dorada, se añade el pimiento rojo cortado en tiras, y las salchichas y el jamón de York que hemos reservado. Se revuelve todo junto mientras se añade el arroz, y una vez que esté todo bien mezclado, se echa el caldo.

Si se utiliza colorante, se echa en el mismo momento de añadir el caldo, y si se quiere usar azafrán, cuando el caldo ya esté caliente, se sacan unas cucharadas a un mortero y se mezcla con unas hebras de azafrán. Una vez que haya cogido color, se añade a la cacerola.

Para la preparación del caldo, se puede poner medio litro de agua en un recipiente resistente al microondas, y añadir dos pastillas de caldo de verduras. Calentar al microondas durante 4-5 minutos y revolver bien con una cuchara para que se disuelvan las pastillas. También se pueden utilizar cualquiera de los caldos ya preparados, o bien prepararlo nosotros mismos cociendo las verduras en agua.

El arroz debe de cocer, revolviendo de vez en cuando, hasta que absorba todo el caldo, unos 15 minutos, probándolo de vez en cuando para evitar que se pase y rectificando de sal si fuera necesario. Una vez finalizada la cocción, se deja reposar 5 minutos con la cacerola tapada y ya está listo para comer.