Se aproximan las rebajas de enero, sin duda las más importantes del año, cuya imagen simbólica - recogida cada año por todas las televisiones- es la estampida de clientes que se lanzan a cazar la gran ganga, en cuanto se abren las puertas de los grandes almacenes.

Pero aunque esta feria de oportunidades con la que comienza el año es la que provoca la mayor explosión de consumo, en realidad se puede hablar de rebajas en cualquier momento: "rebajamos las rebajas", "ya es verano para todos", "en agosto más ventajas".

Consejos para comprar bien en rebajas

Para hacer una buena compra sin que se dispare el presupuesto hay que tener en cuenta dos consejos muy prácticos.

  • El primero comprobar que los artículos puestos a la venta en rebajas son los mismos que los de temporada y que por tanto tienen la misma calidad.
  • Un segundo consejo es hacer una lista cerrada de lo que se quiere comprar, porque en rebajas muchas veces se adquieren cosas que realmente no hacen falta, por el simple hecho de que son baratas.
En cualquier caso, antes de salir a comprar es necesario conocer los derechos que tiene el consumidor en rebajas y las obligaciones de los comerciantes.

Derechos de los consumidores en las rebajas

Un problema que se produce con mucha frecuencia cuando empiezan las rebajas es que los grandes almacenes ponen a la venta productos fabricados especialmente para este momento y que son, lógicamente, de peor calidad y en ocasiones están incluso deteriorados.

Por este motivo es muy importante comprobar que el artículo que compramos rebajado es el mismo que unos días antes tenía un precio superior. Por ello, los consumidores deben tener en cuenta los siguientes aspectos, recogidos todos ellos en la normativa que regula las rebajas:

  • Los productos puestos a la venta en rebajas deben tener expuesto tanto el precio anterior como el rebajado o en su defecto el porcentaje de descuento que se aplica.
  • En rebajas los comerciantes deben admitir devoluciones, salvo que de forma expresa se indique lo contrario. La devolución se hará con el mismo medio de pago utilizado en la compra.
  • Los bienes duraderos, por ejemplo electrodomésticos, adquiridos con precio rebajado, deberán tener la misma garantía que en una etapa normal de venta.
  • No debe admitirse un artículo en mal estado o defectuoso, ya que en este caso no se puede hablar de rebajas, sino de saldos.
  • Los comerciantes que admiten el pago con tarjeta el resto del año, deben admitirlo también en rebajas, salvo que informen de lo contrario en un cartel bien visible.
  • Para evitar problemas deben examinarse bien los artículos que se compran en rebajas y, en cualquier caso, exigir y conservar el tickets o facturas, por si es necesario reclamar.
  • Aunque no es una situación habitual, si se adquiere un producto antes de las rebajas y se devuelve cuando los precios han bajado, el importe de la devolución debe ser el que se pagó cuando se realizó la compra.

El calendario de las rebajas

La normativa que regula los períodos de rebajas, establece que solo podrá haber en dos temporadas anuales, una a principio de año y la otra en torno al verano. Al margen de estos criterios generales, las Comunidades Autónomas tienen competencias para fijar las fechas de inicio y fin de las rebajas. La duración será como mínimo de una semana y como máximo dos meses. Siempre dentro de las fechas fijadas por el órgano competente y según el criterio de los comerciantes.

En la actualidad y por motivos de competencia comercial o criterios de marketing, muchos establecimientos realizan rebajas especiales fuera de los periodos oficiales.

Rebajas todo el año en tiendas outlet

En los últimos años se ha extendido una fórmula comercial de éxito creciente, se trata de las tiendas outlet. Este tipo de establecimientos comercializan a precios sensiblemente inferiores a los habituales, productos de marcas famosas que tienen algún defecto o que han sido descatalogados.

Los artículos que se ponen a la venta en tiendas outlet están protegidos legalmente en cuanto a las garantías y las devoluciones. Por lo que se refiere a los precios, se pueden conseguir descuentos que van del 30% en muchos casos a un 70% en raras ocasiones. En el resto de la Unión Europea, los descuentos oscilan entre el 50 y el 70%.

En rebajas, comprar solo lo necesario

Aunque se decía al principio, no está de más insistir. Con las compras de rebajas se debe perseguir el objetivo de conseguir importantes ahorros en la economía familiar. Por ello -y especialmente en tiempos de crisis- es fundamental antes de salir a comprar, hacer listas cerradas y comprar estrictamente solo aquello que sea necesario.

Finalmente, conviene elegir lo que se quiere comprar antes de que empiecen las rebajas, tomando buena nota de la referencia y todos los datos que identifican el producto. De esta forma se puede tener seguridad de que lo que "rebajan es el precio y no la calidad".