El cuero es un material de gran maleabilidad, lo que lo convierte en una materia prima extremadamente versátil para realizar trabajos manuales que pueden adoptar cualquier forma, con o sin volumen. Para realizar trabajos con cuero es importante empezar por conocer algunos procedimientos básicos que se utilizan para unir piezas o decorarlas.

Características y posibilidades del cuero

Una vez dominadas las técnicas básicas, solo la imaginación (y la habilidad) puede limitar la cantidad de complementos, objetos decorativos, objetos de escritorio o incluso prendas de ropa que se puedan ir creando o decorando con ellas. Desde sencillas pulseras trenzadas a encuadernaciones de libros pasando por marcapáginas, marcos para fotos o billeteras.

Para comprender las distintas técnicas para trabajar el cuero, lo primero que hay que saber diferenciar es que el cuero tiene dos partes:

  1. Parte externa, o epidermis, que se conoce como "flor".
  2. Parte interna, o dermis, el reverso.

Cómo coser el cuero

Unir dos pieles de cuero mediante el cosido es sencillo si se conocen los pasos previos de preparación de las piezas; el cuero es un material difícil de atravesar y requiere una preparación previa de agujereado con una aguja o troquel y pegado, así como el uso de tiras de cuero en lugar de hilo.

Para pegar cuero se debe usar siempre un adhesivo específico apto para uniones flexibles, como el que usan los zapateros, que puede encontrarse en tiendas especializadas en manualidades.

Herramientas básicas para trabajar el cuero

Las herramientas básicas para trabajar el cuero son el cutter, los punzones de ojales, los modeladores, los repujadores, los punzones, los mateadores, los sacabocados, la lezna y los marcadores. Puede verse una lista detallada y explicativa aquí.

Técnicas para decorar el cuero o corioplastia

La corioplastia es el nombre que agrupa las diferentes técnicas de decoración del cuero:

  • Calado: en este caso se corta o “cala” el motivo en el reverso con ayuda de otro cuero o de un cristal; el corte se hace con una cuchilla de afeitar afilada o para mayor seguridad con un cutter.
  • Decoración con color: es la técnica más fácil y de resultado más vistoso; se utilizan anilinas al alcohol, sulfato de hierro o tintas chinas. Si se tiñe la piel con colores lo aconsejable es darle después una mano de cera, dejar que se seque y frotar con un trapo para sacar brillo.
  • Estampado: la piel se labra con la ayuda de troqueles y rebajando los fondos con mateadores.
  • Incisado: con una cuchilla se rebaja aproximadamente un tercio de la parte del cuero; se utiliza como técnica decorativa en sí misma o para delimitar el dibujo en un repujado.
  • Maleado o gofrado: sobre un fondo mojado, dando golpes al mateador con un martillo, se rellena el área con el diseño deseado.
  • Moldeado: con esta técnica el cuero se trabaja por la flor, comprimiéndolo con las herramientas.
  • Mosaico: es el método más utilizado en la encuadernación. Puede hacerse o bien por yuxtaposición , retirando la flor de la piel que sirve de base e introduciendo piezas pequeñas que formen un dibujo, o por superposición, embutiendo las piezas sobre una piel en la que se ha calado la parte que forma el dibujo.
  • Pirograbado: consiste en quemar la superficie del cuerpo con un pirograbador, pequeño aparato eléctrico especial que consta de varias puntas intercambiables y diferentes graduaciones de calor que se utiliza como un lápiz sobre el cuero.
  • Repujado: se realiza oprimiendo el cuero por la flor para obtener distintos relieves; la piel ha de apoyarse sobe una plancha blanda de plastilina y así se le da el volumen deseado.
  • Tallado: se corta el cuero con las gubias de la misma manera que se talla la madera, produciendo efectos de relieve. El motivo queda en la flor de la piel, y el fondo, ahuecado y mate.
El cuero fue no solo uno de los primeros materiales que el hombre utilizó para protegerse del frío, sino uno de los que primero empezó a usar como soporte de sus expresiones artísticas. Hoy en día ofrece infinitas posibilidades para realizar manualidades sencillas y vistosas, algunas de las cuales incluso pueden ser realizadas por niños.