Podemos hacer jabones de glicerina de diferentes formas y tamaños, usar materiales muy variados y dejar volar nuestra imaginación. Una tarea divertida, fácil y económica.

La glicerina es muy buena para nuestra piel, ya que la humecta y mantiene su elasticidad. Normalmente, en los jabones industriales la glicerina se desecha para ser utilizada en otros productos, como cremas faciales. Pero al hacer el jabón en casa, mantenemos y aprovechamos las propiedades de la misma al máximo.

Un jabón casero es un bonito detalle si debemos realizar algún recuerdo para un bautismo, cumpleaños o aniversario, o bien para regalar en alguna fecha importante, tanto para usarlos en el cuidado personal como elementos de decoración.

Materiales básicos necesarios

  • Glicerina sólida
  • Jarro antiadherente o acero inoxidable
  • Cacerola para baño maría
  • Colorantes para jabón
  • Esencias y perfumes
  • Moldes plásticos o de aluminio
  • Aceite

Materiales decorativos

Trozos de jabón, flores secas, cáscaras de frutas, semillas, caracoles, piedritas, especias... Obviamente, la elección de los materiales depende del uso del jabón; si es solo decorativo podemos dejar volar nuestra imaginación y utilizar cualquier tipo de material.

Si en cambio el jabón es de uso cotidiano, buscaremos materiales que no puedan dañar nuestra piel.

Procedimiento

  1. Colocar el jabón en un jarrito antiadherente e introducirlo en una cacerolita con agua.
  2. Colocar a calentar a fuego lento controlando la consistencia del producto. En ningún caso el jabón debe hervir.
  3. Una vez que el jabón está derretido, retirar del fuego y colocar los colorantes y aromas. Los mismos deben ser colocados cuando el jabón aún está líquido.
  4. Enaceitar los moldes seleccionados para que el jabón pueda despegarse fácilmente.
  5. Colocar el jabón en los moldes seleccionados.
  6. Introducir en los jabones los elementos decorativos deseados y dejar enfriar al menos una hora.

Algunas sugerencias

Si deseamos darle al jabón un toque especial y adaptarlo a nuestro tipo de piel, podemos integrar algunos ingredientes a los elementos base:

  • Jabón relajante de lavanda: Mientras el jabón está líquido, añadir al mismo algunas flores de lavanda trituradas y agregar algunas gotas de esencia de lavanda.
  • Jabón nutriente de miel: Mientras el jabón está aún sobre el fuego, añadir una cucharadita de miel a la preparación, revolver bien y luego distribuir en los moldes.
  • Jabón hidratante: Aún sobre el fuego, añadir una cucharada de crema hidratante para manos o cuerpo, algunas gotas de limón y la esencia de nuestra elección.
  • Jabón refrescante y tonificante: moler unas hojitas de menta y añadir al jabón aún caliente. Volcar en los moldes agregando una hojita de menta en el mismo; para obtener un efecto refrescante, espolvorear con talco mentolado.
  • Jabón post-solar: Mientras el jabón se encuentra todavía en el fuego, añadir una cucharada de aceite de coco puro; si deseamos también un efecto exfoliante podemos añadir algunas almendras picadas.