El gran derbi mundial Real Madrid- Barcelona, esta vez por la Liga BBVA, se jugó en la sede madridista del Bernabéu. Mucha era la expectativa después de la derrota que el Real Madrid le propinara hace cuatro días por la Copa del Rey en la proia casa del Barcelona, en el estadio Camp Nou.

Por otra parte, la formación del Real Madrid denotaba un planteamiento distinto al habitual, ya que juegó con mayoría de suplentes, sobre todo con su gran estrella en el banquillo, Cristiano Ronaldo.

El primer tiempo del Real Madrid - Barcelona

Arrancó con toda la energía el Real Madrid, llevándose por delante a su oponente y esa superioridad quedó plasmada muy rápido con un gol de Benzema: a los 5 minutos, el delantero galo capitalizó un centro de Morata, entrando solo por el centro del área chica y solo tuvo que empujarla.

Pese al gol termpranero, el Barcelona no pudo reaccionar ni pudo regular el juego de toque y rotación que hace habitualmente. Siguió el dominio del Real Madrid hasta que pasado el cuarto de hora, a los 17 minutos, Messi picó bien habilitado tras un pase filtrado y le ganó la espalda al defensa Ramos. Se encaminó hacia el arco y haciendo un regate en el que dejó sin reacción a los defensas que trataban de cubrir el arco, le pegó rasante en el hueco que el portero le dejó entre él y el palo de la portería.

Empate en 1 gol y fue otro partido. El Barcelona recuperó su juego de pelota al piso y posesión, esperando agazagado para encontrar su oportunidad.

Es por eso que tuvo un par de oporunidades aunque no demasiado claras, entre ellas una de Messi que quedó en posición franca frente al arco pero chutó con su pierna menos hábil, la derecha, y el balón terminó en las manos del portero López.

Así terminó el primer tiempo con una jugada que en el contexto quedó aislada, porque fue una situación de gol para el Real Madrid: un cabezazo de Morata que se fue muy cerca y pegó por fuera de la red.

Segundo tiempo del Real Madrid - Barcelona

Empezó el segundo tiempo con mas desaciertos que claridad, ninguno conseguía dominar más de dos o tres pases seguidos.

Las imprecisiones pasaron al juego brusco y a faltas infantiles como una mano de Ramos, y lo que no había pasado en el primer tiempo, las tarjetas de amonestaciones empezaron a surgir del árbitro Pérez Lasa.

Hasta los 12 minutos el partido seguía igual pero algo cambió a los 57 minutos con el ingreso de la ran figura del Real Madrid, Cristiano Ronaldo.

Inmediatamente el Barcelona sintió el efecto y el partido cambió. Piqué amonestado por falta a Cristiano Ronaldo y luego amonestado Adriano por falta a Pepe. A los pocos minutos Morata se perdió solo un gol, en un mano a mano con Valdés, que desvió al tiro de esquina.

Así, el Real Madrid tomó el control del partido aunque sin demasiada profundidad. Hasta que una pelota de tiro de esquina fue centro y cabezazo de Sergio Ramos a 8 minutos del final. Nada para hacer para el Barcelona, incluso el Real Madrid podría haber aumentado, cuando Cristiano estrelló un tiro libre en el travesaño y Pepe desvió ese rebote por poco, con Valdés vencido. El final vino con polémica, porque Ramos derribó al bacelonista Alexis en el área y fue penalty, no sancionado por Pérez Lasa. De las airadas protestas de Valdés, provino su expulsión, posterior incluso al final del partido.