Raúl González Blanco sigue batiendo records. Lejos de pensar en un retiro dulce, fichó por el Schalke 04 para poder seguir disputando la máxima competición europea de clubes, la UEFA Champions League.

Demostrando que todavía está a gran altura y que salió demasiado pronto del Real Madrid, Raúl superó en Valencia al mítico delantero alemán Gerd "Torpedo" Müller como máximo goleador, en lo que a competiciones europeas por equipos se refiere, un gran mérito ya que Raúl no ha disputado ni UEFA ni Recopa a lo largo de su dilatada y exitosa carrera.

Pinchazos locales en los octavos de final de la UEFA Champions League

Así pues, en la noche de 16 de febrero, se iniciaron los octavos de final de la Champions con los dos primeros enfrentamientos, los cuales terminaron con malos resultados para los conjuntos locales.

El Valencia, tras comenzar ganando merced a un gol de Roberto Soldado, vio como en la segunda parte Raúl conseguía la igualada. Por su parte, un Milán un tanto conservador (no alineó al delantero Pato) perdió por 0 - 1 ante un Tottenham, en cuyo once inicial no estaban sus dos mejores jugadores.

Desgraciadamente, el partido de los italianos no destacó por el fútbol desplegado, sino por las acciones antideportivas. Durante el encuentro, Gattuso enganchó del cuello a Jordan, todavía con el empate a cero y al final del mismo, le propinó un cabezazo.

Evidentemente no se trata del afamado Michael Jordan de los Chicago Bulls (que ya vivió una situación similar hace años, al ser agredido por el pívot de los Detroit Pistons, Ricky Mahorn), sino el segundo entrenador del Tottenham, curiosamente exfutbolista del Milán, donde militó dos temporadas.

Partido intenso en Mestalla

En Valencia también hubo comportamientos muy poco recomendables, aunque se limitaron a la violencia verbal. No es muy lógico que durante un choque que enfrenta al Valencia contra un conjunto alemán, en la grada se insista una y otra vez con insultos graves hacia el Real Madrid. Quizá por eso, Raúl estaba extramotivado, como así reconoció tras el partido su técnico, Felix Magath.

Lo cierto, es que en el Schalke 04 militan cuatro exmadridistas: Raúl, Jurado, Huntelaar y Metzelder. Aunque la impresión, es que la grada de Mestalla, solo pensaba en el antiguo siete blanco.

Al menos, los incidentes quedaron ahí (además, claro está, de los problemas técnicos con el himno de la Champions, que no pudo ser escuchado por megafonía) y los futbolistas, al contrario que Gennaro Gattuso, se dedicaron a jugar al fútbol, ofreciendo al espectador un intenso partido con continuas alternativas.

Roberto Soldado inaugura el marcador

En el inicio del encuentro, los germanos dispusieron de las ocasiones más claras, destacando un fallo clamoroso de Huntelaar, que falló un remate de volea, sin oposición, cerca de la frontal del área pequeña o el claro penalti, por manos, dentro del área ché, no señalado por el colegiado ruso Aleksei Nikolaev.

El Schalke 04 es un equipo con dinamita arriba, ya que cuenta con el rapidísimo y hábil Farfán por banda derecha, Jurado por la izquierda, Huntelaar como delantero centro y Raúl con libertad de maniobra en ataque.

Sin embargo, quien marcó primero fue el Valencia, con un buen gol de Roberto Soldado, muy celebrado en Mestalla, habida cuenta de lo mal que lo habían pasado en los minutos iniciales.

Raúl pone a Valencia y Alemania a sus pies

El gol cambió el partido. Los locales se fueron arriba y comenzaron a dominar por completo el juego. El Valencia había dado la vuelta al partido. Si Guaita había sido el héroe local al inicio, ahora le tocaba al guardameta internacional Neuer, erigirse como máximo protagonista de su equipo.

Y la historia se repitió. Cuando el Schalke creaba sus mejores ocasiones, el Valencia se había adelantado en el marcador y en el momento en que los ches parecían estar a punto de lograr el segundo, fue Raúl quien logró la igualada: con uno de sus clásicos e inteligentes movimientos de desmarque, el 7 del Schalke se adelantó a su defensa, recibió un pase de Jurado desde la izquierda, orientó perfectamente el balón con un solo toque y batió por bajo y cruzado a Guaita.

El partido volvió a cambiar. Un encorajinado Raúl se echó al equipo a la espalda, aquello que tantas y tantas veces hizo con el Real Madrid y con la selección española y el Schalke, a punto estuvo de matar la eliminatoria, con una asistencia al primer toque de Raúl, sobre el futbolista de origen chino Hao, que puso el corazón en un puño a la grada con un fuerte disparo, bien despejado por Guaita, que terminaba por ser el héroe de los locales.

El Schalke nunca ha perdido en Mestalla

Una vez más, el Schalke ha salido indemne de Valencia. Ambos equipos se habían enfrentado en Mestalla en otras dos ocasiones, con resultados de 0-0 (liguilla de Champions en la temporada 2007/08) y 1-1 (cuartos de final de la Copa de la UEFA en 1997).

Por su parte, Raúl sigue con sus predicciones. Ya dijo que habría resultado muy útil a este Real Madrid y acertó de pleno, ya que los merengues han tenido que contratar a un delantero más en el mercado de invierno, dada la lesión de Higuaín. Con respecto a este partido, comentó que Mestalla siempre se le ha dado bien y, desde luego, acertó.

El Schalke tiene ventaja para la vuelta, tanto por el valor doble de los tantos marcados fuera de casa, como por las dificultades que siempre atraviesan los equipos españoles cuando viajan a Alemania. Sin embargo, al Valencia le basta con un gol de ventaja para clasificarse, así que, de momento, la eliminatoria está completamente abierta.