Grupos diversos son señalados no sólo por ser mestizos o más cercanos a lo indígena que a lo español, sino también por encontrarse en los márgenes de la cultura dominante. La tonalidad de la piel, las facciones, la manera de hablar, el nivel educativo y el manejo de códigos culturales, son elementos que se consideran para promover la exclusión. En México el racismo y el clasismo, son conceptos asociados que afectan de manera directa el desarrollo social.

Manifestaciones de la discriminación

En México la discriminación racial ha rebasado a la población indígena, que históricamente se ha visto afectada por este fenómeno social. En el acontecer cotidiano, circulan y se forman conductas que pertenecen a un abanico de posibilidades propias de la discriminación, asociadas a fenómenos de marginación, pobreza y carencia de oportunidades.

La marginación y la discriminación de las que son objeto los grupos indígenas constituyen un fenómeno latente, pero no hay que olvidar las manifestaciones de exclusión que existen, en contra de las mujeres que laboran en el servicio doméstico, los trabajadores de la construcción o las personas dedicadas el ambulantaje. Es necesario recordar que poseen condiciones laborales desfavorables y la mayoría de las veces, no cuentan con medios o recursos educativos para obtener oportunidades mejores.

En el peor de los entornos los grupos históricamente oprimidos también llegan a ejercer el racismo, debido a que si bien han sido objeto de discriminación, al mismo tiempo han adaptado estos códigos y valores de los cuales han sido víctimas. Una muestra, son los mestizos que rechazan abiertamente cualquier rasgo indígena y consideran que adoptar características de los que tiene un tono de piel más claro, constituye la principal estrategia para poder encajar en la sociedad.

El mestizaje como fuente de análisis

El racismo que esta presente en el país, está lleno de matices porque se constituyó con base en el mestizaje y a través de la historia, su significado evoluciona en torno a los hechos por ejemplo, a partir de la Revolución el aparato ideológico oficial, hizo del mestizaje uno de los símbolos fundamentales de la nacionalidad.

Con base en la necesidad de fortalecer la identidad nacional, se establecieron políticas diversas de integración racial que conjuntaron ideas que habían circulado anteriormente, con elementos como la superioridad intelectual y libertad de pensamiento, que se manifestaron en la ideología del autoritarismo europeo. Las políticas de integración racial posrevolucionaria no resolvieron el problema de la discriminación, fueron una solución equivocada.

De manera reciproca a este fenómeno durante el siglo XX, se estableció una pirámide social marcada por una gama de mestizos, situados de manera más o menos desfavorable dentro de una estructura de clases arbitraria. Cualquier análisis debe partir de una reflexión con base en esta desigualdad, para determinar cómo se unen los prejuicios con la marginación económica, cultural y social.

Para poder concretar una sociedad incluyente no se debe depender de la transformación cultural, los cambios democráticos que se realicen son básicos, además de la construcción de otro modelo económico que aminore las diferencias vigentes. De la misma manera se requieren más estudios especializados, que aborden vertientes diferentes del problema.

Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial

En 1966, la Organización de las Naciones Unidas proclamó el 21 de marzo como el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial. En esa fecha en 1960, fueron asesinadas 69 personas en una manifestación pacífica contra las leyes de pases del apartheid en Sharpeville, Sudáfrica.

La sociedad mexicana enfrenta la situación adversa que muestra un desarrollo deficiente, con elementos desfavorables como la discriminación y el clasismo. La riqueza cultural de México se sustenta en sus raíces prehispánicas, además del choque cultural que provoco la conquista, por lo cual resulta inadmisible negar la base del país.

Las diferencias de clase se acentúan ante la necesidad de acceder al grupo de países desarrollados, pero es imposible ingresar al crecimiento óptimo, si no se considera que el desarrollo se origina por la población en su totalidad, por lo cual cada uno los sectores sociales son parte del progreso porque su valor e importancia son irreemplazables.