¿Qué es lo primero que ser viene a la mente al oír las palabras "ser modelo"? Glamour, pasarelas, revistas, fotografía, desfiles, éxito, famosos... Sin embargo, se trata de una profesión dura, con unos requisitos físicos muy exigentes. También hacen falta ciertas cualidades personales y, sobre todo, mucha dedicación y paciencia para enfrentarse a los castings.

La edad de las modelos

No es ningún secreto que uno de los principales requisitos para ser modelo es la juventud. Las grandes agencias de modelos no suelen admitir a nuevas chicas a partir de los 20 años, y en algunos casos las modelos empiezan a trabajar con sólo 14 años de edad. Lo ideal es empezar en torno a los 16 o 18 años, después de haber terminado la educación secundaria. Además, es importante tener en cuenta que ser modelo es una carrera muy corta, que generalmente acaba en torno a los 25; por eso es importante asegurarse de buscar alternativas para el futuro.

Estatura y peso

La modelo ideal mide entre 1'75 y 1'80, lo cual descarta a más del 90% de la población (la estatura media de las mujeres españolas es 1'63). A partir del 1'70 hay posibilidades de participar en sesiones de fotografía de moda y pequeñas pasarelas, y en algunas ocasiones las agencias de modelos añaden un par de centímetros a la estatura "oficial" de una modelo para que tenga más oportunidades de acceder a trabajos. Se dice que la archifamosa Kate Moss mide sólo 1'69, pero es importante recordar que se trata de una excepción y no de la norma.

El peso y medidas son también muy estrictos y además dan lugar a polémica, ya que en ocasiones se ha relacionado la anorexia con la presencia de modelos excesivamente delgadas. El canon establece que para ser modelo es necesario una figura muy esbelta, de talla 34 o 36, con poco pecho y piernas largas. En España las modelos con un índice de masa corporal (IMC) inferior a 18 no pueden desfilar en Madrid Fashion Week, la pasarela más importante de nuestro país. Un IMC de 18 equivale a un peso de 55 kilos para una mujer de 1'75 de estatura o de 48 kilos para una mujer media de 1'63.

El rostro

Se trata quizás del requisito más difícil de establecer. En contra de lo que se suele pensar, no es necesaria una belleza espectacular para llegar a ser modelo, pero sí cierta proporción y armonía en las facciones. Las agencias de modelos buscan una estructura facial esbelta, con pómulos marcados y un mentón proporcionado. Los ojos deben ser grandes y no estar demasiado juntos. Otros requisitos importantes son una nariz y orejas en proporción al resto del rostro, labios medios a gruesos y buena dentadura.

Lo ideal sería que la futura modelo tuviera una piel en perfectas condiciones, pero pequeños defectos como ojeras o algún pequeño grano son aceptables. Para ser modelo es muy importante prestar mucha atención al cuidado de la piel, ya que ésta se ve sometida a muchas agresiones con los maquillajes profesionales.

Cualidades personales

En contra de la creencia popular, ser modelo es una profesión muy dura y exigente. Una modelo profesional puede llegar a acudir a hasta 10 castings en un sólo día, con los consiguientes desplazamientos y esperas, y el éxito nunca está garantizado. Muy pocas modelos llegan a la cima, y la mayoría se ve en apuros para llegar a fin de mes. Por eso es importante tener una personalidad fuerte y resistente al rechazo, paciencia, perseverancia y disciplina.

Quien no cumpla todos los requisitos físicos de esta profesión no tiene por qué desanimarse. Una posibilidad interesante es la de ser modelo publicitaria. Los modelos publicitarios participan en spots de TV y todo tipo de anuncios, y con frecuencia se buscan perfiles de imagen "reales" (un abuelo, una estudiante, un ama de casa), por lo que los requisitos son muchísimo menos exigentes, si bien hacen falta ciertas dotes para la actuación. Otra opción para aquellos a los que les fascina el mundo de la moda es formarse como fotógrafo, diseñador de ropa o maquilladora. ¡Suerte!