Uno de los sentidos más intensos del cuerpo, es la vista. Con ella captamos hasta lo que desde lejos no se puede percibir, es el sentido más maravilloso ya que nos permite observar cosas hermosas como por ejemplo, bibliotecas, lugares inóspitos, el cielo, etc. ; nos deja valorar lo que se nos pone de frente.

¿Qué vemos cuando nos vemos?

Varios escenarios se proveen con las miradas, lo que más intriga y atrae es ese observar del otro, como sucede cuando se va caminando de lados opuestos y de repente se siente el ojo del otro penetrándo en uno con tanta intensidad, que no nos permite pensar ni por un segundo.

Parece una locura observar detenidamente a alguien que nos genera por un segundo un interés, que en ese instante no sabemos que es pero algo atrapa, de tal modo que no queremos alejar nuestros ojos de él /ella.

Así se presentan a diario innumerables situaciones que pasan sin haberlas planeado siquiera, pueden terminar positivamente o ni siquiera notarlas.

Perverso, sadomasoquista, y el mirón.

Generalmente el elegido por la mayoría de las parejas suele ser, el perverso, suena hasta poderoso el hecho de sentarte y tan solo mirar al otro, sea tu pareja o no mientras se masturba y no baja la mirada por nada en el mundo.

Es ese momento de encuentro en el cual se siente como si Ud. el dominante de la situación está dentro de el/ella, se toca y al tocarse te toca a tí, pero la mirada es una condición que te impone para hacer la siguiente movida, intercambiar posiciones de mando y ahora es el otro que está en tú lugar e impone lo que desea ver, lo que lo excita más y lo empuja a acompañarte en lo que mas los excite del otro.

El sadomasoquismo parece interesante para quienes eligen lo novedoso y perverso, se puede decir que es una disciplina no para todos sino para quienes necesitan limites de otro tipo a la hora del sexo, preferentemente me llama la atención, pero para el que mira y aplica esos métodos es totalmente exquisito practicarlo a diario.

El Sexólogo Francisco Delfín dice “que las prácticas conocidas como BDSM (Bondage: esclavitud, cautiverio; Discipline: disciplina, Dominance: dominación; Submission: obediencia; Sadism: sadismo y Masochism: masoquismo), son simuladas”.

Agrega: “la dominación puede ser también psicológica y no tan sólo física. A estas preferencias se les ha identificado como expresiones comportamentales de la sexualidad o simplemente como expresiones de la sexualidad. En ellas, dice, hay reglas para su ejercicio, como la práctica sana, segura y consensuada”.

“Debe haber un mutuo acuerdo, conocimiento de las prácticas e incluso una palabra clave que alerte al que está infringiendo el dolor o el castigo de detenerse”, comenta el especialista.

Un poco del Marqués de Sade

Un sadomasoquista en la época del siglo XVIII, fue el Marques de Sade su filosofía es la de la libertad extrema, sin el freno de la moral, la religión o las leyes, con la búsqueda del placer personal como principio más elevado.

De su nombre procede la palabra sadismo. Una de sus novelas mas criticadas en aquellos tiempos por sus contenidos fuertes fue

Los 120 Días de Sodoma; La acción de la novela se desarrolla durante 5 meses, de noviembre a marzo. Cuatro adinerados pervertidos se encierran en un castillo, el Chateau de Silling, junto con un grupo de víctimas y cómplices. Su intención es la de escuchar historias de depravación de 4 veteranas prostitutas, las cuales les inspirarán a cometer similares actos con sus víctimas. Sade expone de forma cruda y grotesca la corrupción a la que lleva el exceso y el abuso del poder.

La lectura de los escritos del Marqués de Sade, genera un cierto descontrol a nivel sexual por el contenido y por el viaje que invita hacer en más de una de sus novelas.

/* Style Definitions */

table.MsoNormalTable

{mso-style-name:"Tabla normal";

mso-tstyle-rowband-size:0;

mso-tstyle-colband-size:0;

mso-style-noshow:yes;

mso-style-priority:99;

mso-style-qformat:yes;

mso-style-parent:"";

mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;

mso-para-margin-top:0cm;

mso-para-margin-right:0cm;

mso-para-margin-bottom:10.0pt;

mso-para-margin-left:0cm;

line-height:115%;

mso-pagination:widow-orphan;

font-size:11.0pt;

font-family:"Calibri","sans-serif";

mso-ascii-font-family:Calibri;

mso-ascii-theme-font:minor-latin;

mso-fareast-font-family:"Times New Roman";

mso-fareast-theme-font:minor-fareast;

mso-hansi-font-family:Calibri;

mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

é si se puede describir como aquello que nos seduce e impulsa desde lo mas profundo, desde lo corrupto que cada uno llevamos dentro para poder entrar en el mundo del otro sin que se de cuenta.