Las varices no son otra cosa que venas que se dilatan por una inflamación y aparecen elevadas sobre la superficie de la piel. Es habitual que presenten un color morado, así como formas retorcidas y abultadas. Las varices están localizadas con frecuencia en las pantorrillas y, en general, en la cara interna de la pierna. Se estima que esta patología afecta a 1 de cada 10 personas, siendo mucho más común en las mujeres que en los hombres.

Causas de las varices

Las varices hacen acto de presencia a causa de un mal funcionamiento de las válvulas de las venas de las piernas. Estas válvulas tienen la función de ayudar a que la sangre regrese al corazón.

Existen diversas circunstancias susceptibles de aumentar las probabilidades de padecer varices; una de las más comunes es la que se produce durante el embarazo. Además del embarazo existen otros factores, como pueden ser la tromboflebitis, la obesidad, una predisposición congénita, el uso de anticonceptivos u hormonas, el calor directo sobre las piernas, vestir con ropas muy ajustadas o permanecer de pie o sentado por un especio de tiempo prolongado.

Varices durante el embarazo

Hay factores que aumentan las probabilidades de que aparezcan las varices. El embarazo es uno de los más comunes, ya que se trata de una situación en la que se incrementa el volumen sanguíneo que deben manejar las venas, al tiempo que el feto comprime durante meses las venas de la pelvis impidiendo la correcta circulación de la sangre. A ello hay que sumar las hormonas producidas por la placenta, circunstancia muy relevante en la aparición de las varices.

Síntomas de las varices

Es evidente que el síntoma por excelencia son las venas hinchadas que se aprecian a simple vista. No obstante, las varices pueden cursar otros síntomas asociados como la pesadez de las piernas, cansancio, calambres, dolor y picores, hinchazón en los tobillos y los pies, coloración pardo-grisácea en la zona de las pantorrillas y los tobillos o úlceras en la piel de los tobillos.

Tratamiento de las varices

La prevención ante ciertos hábitos o actividades, como puede ser el trabajo, es uno de los primeros aspectos que debe tenerse en cuenta. Si no hay más remedio que estar sentado o de pie durante largo tiempo, es importante levantarse de vez en cuando, andar o flexionar las piernas. Una vez en casa es muy recomendable mantener las piernas levantadas algunos centímetros por encima del corazón. El ejercicio moderado es otra de las medidas que puede contrarrestar las probabilidades de sufrir varices.

Uno de los aspectos cómodos y efectivos para mejorar el retorno venoso consiste en la utilización de medias compresivas. Su diseño permite una compresión más acusada en tobillos y pantorrillas, proporcionando un alivio rápido y duradero.

En última instancia el tratamiento para las varices puede incluir la cirugía. Cuando el paciente es un candidato idóneo se obtienen muy buenos resultados. Cuando las varices son de menor tamaño, atendiendo más al efecto estético, se emplea otra técnica que consiste en inyectar una sustancia química en cada vénula con la subsiguiente inflamación y posterior cicatrización de la misma. Se requieren bastantes sesiones, aunque es indolora y no presenta complicaciones.

Remedios caseros y naturales contra las varices

Existen muchos remedios naturales que pueden ayudar a combatir o controlar las varices. Para reparar y tonificar las venas se puede emplear el té de castaño de indias. Para reactivar la circulación se usan paños calientes preparados con una infusión de árnica que se aplica sobre las piernas. El aloe vera, en forma de masaje, es eficaz para aliviar la picazón. Incluir en la dieta una buena cantidad de ajo y chile dulce le dará a la sangre una mayor fluidez y, en consecuencia, ayudará a una mejor circulación. El vinagre de manzana, aplicado en forma de compresas y con las piernas levantadas, también resulta eficaz. Aceites esenciales para masajear la zona afectada ayudarán a reducir el dolor.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.