Las siglas QR responden al término inglés "Quick Response" y que se traduce como "Respuesta rápida". Este tipo de códigos, que ahora los podemos encontrar en casi todas partes, vieron la luz en Japón durante el año 1994 pero no fue hasta el año 2004 cuando comenzaron a convertirse en una de las más poderosas herramientas de marketing móvil.

Los códigos QR pueden contener un gran número de información muy variada, desde sms hasta cualquier tipo de texto, y la definición más comunmente aceptada deriva de su uso mayoritario. Así, los códigos QR pueden definirse como un enlace virtual entre la empresa y sus consumidores, que a través de un enlace permanente a nuestros contenidos tendrán acceso ilimitado a información actualizada de nuestros productos o empresa.

Una potente herramienta de marketing

En este momento se calcula que ya son más de 57 millones los usuarios de dispositivos móviles con acceso a Internet a través de diferentes plataformas. Si bien la tasa de penetración en las sociedades más avanzadas tecnológicamente es bastante importante, este tipo de marketing todavía presenta un enorme potencial de crecimiento, sobre todo entre las generaciones más jóvenes.

Estos códigos, que en definitiva no son más que códigos de barras en dos dimensiones, pueden ser insertados en muchos tipos de productos, ya sean carteles, revistas, ropa, folletos, etc...y presentan una utilización muy sencilla, ya que solo son necesarios un teléfono móvil con acceso a Internet y un lector de códigos para que el usuario se puede conectar de forma inmediata con el web site deseado.

Se trata, por lo tanto, de una modalidad de movil marketing no intrusiva, en la que es el propio usuario el adopta la decisión de acceder a páginas web o a campañas determinadas. A esta ventaja que representa el hecho de que no exista ninguna invasión de la intimidad del usuario hay que añadir el hecho de que, además, los códigos QR no generan ningún coste adicional para el usuario.

Otras formas de utilizar los códigos QR

Si la forma más extendida de utlización de este tipo de códigos bidimensionales es su exposición junto a productos que nos conducen rápidamente hasta una página web o una tienda online donde se detallan sus características, existen también muchas otras formas de aplicar sus ventajas y características debido a su flexibilidad de uso y su gran capacidad para añadirles información.

Una de las formas de uso de los códigos QR que más se está extendiendo es su aplicación en la gestión de stocks y de almacenes. A estos códigos se los dota de toda la información relativa a los productos, situando posteriormente los códigos QR en las estanterías. Con un sencillo gesto al acercar el lector al código podremos tener acceso a la información más sensible del almacen y de su gestión en cada producto.

Las utilidades que se pueden dar a este tipo de códigos son, por tanto, numerosísimas y muy variadas. Además de los usos ya comentados como el marketing, la información de nuestros productos o la administración y gestión en almacenes e inventarios, también existe la posibilidad de utilizarlos como geolocalizadores, para indicar la posición exacta de nuestra empresa o negocio.