La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en sus artículos 39, 40 y 41 establece las características que debe cumplir tanto la soberanía nacional como sus formas de gobierno; de ahí ha emanado el COFIPE como máxima ley en materia de elecciones.

Descripción del Código

El COFIPE está integrado por siete grandes partes llamadas ´Libros' divididos en un número variable de 'Títulos' los cuales a su vez se integran por "Capítulos" que contienen finalmente los artículos normativos, 394 en total. La materia contenida en cada Libro se relaciona con el nombre que éstos reciben.

El libro primero está dedicado a la integración de los poderes legislativo y ejecutivo de la Unión: el segundo se refiere a los partidos políticos; el tercero abarca las disposiciones, órganos y atribuciones del Instituto Federal Electoral (IFE); el libro cuarto establece la normativa para los procedimientos especiales en las direcciones ejecutivas del mismo IFE; el quinto libro orienta los aspectos del proceso electoral; el sexto describe los detalles para que los mexicanos residentes en el extranjero puedan ejercer su derecho al voto y, por último, el libro séptimo titulado "De los regímenes sancionador electoral y disciplinario interno" contiene los artículos en los que se tipifican las infracciones electorales así como los detalles de las sanciones al respecto.

El Código vigente para el proceso electoral 2011-2012 es el resultado del trabajo legislativo de varias generaciones parlamentarias pues, desde la promulgación de la ley Federal de Organizaciones Políticas y Procesos Electorales (1977), la regulación para construir un régimen democrático no han dejado de llevarse a cabo, incluida por supuesto la creación del IFE, entidad ciudadana que sustituyó al gobierno en la organización de elecciones.

Descripción del "TRIFE"

Debe aclararse en primer término que las siglas TRIFE se han entrecomillado (tanto en el título del artículo como en el subtítulo) pues aunque no corresponden a la máxima autoridad en materia de justicia electoral en México sino a las de su antecedente inmediato (Tribunal Federal Electoral) , tanto los ciudadanos en general como los medios informativos en particular siguen denominando así al actual Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

La historia del Tribunal tiene su origen en 1987 con la creación del Tribunal de lo Contencioso Electoral que en 1991, después de la fundación del IFE cambió su nombre a Tribunal Federal Electoral. Cinco años después, en 1996, como parte de las reformas constitucionales legisladas ese año, se constituyó en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación con seis entidades: la Sala Superior con sede en la ciudad de México y cinco Salas Regionales en las ciudades de Guadalajara, Monterrey, Xalapa, Toluca y el Distrito Federal (adicional a la Superior). A partir de 2007 las salas regionales empezaron a funcionar de manera permanente, pues hasta entonces -y desde 1991- sus atribuciones solo tenían vigencia durante los procesos electorales federales.

Cada sala está integrada por magistrados electorales, siete para la superior y tres para cada una de las regionales, cuya competencia deriva de los artículos 99 constitucional y 189 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación. Las atribuciones y funciones de las magistraturas las rige el "Reglamento Interno del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

La competencia principal de los magistrados de la Sala Superior es la de "... conocer y resolver en forma definitiva e inatacable, de impugnaciones a las elecciones federales de Diputados, Senadores y Presidente, así como el juicio para la protección de los derechos político-electorales del ciudadano y juicio de revisión constitucional electoral, medio de control constitucional en la materia..."

Por su parte, los magistrados regionales , tienen competencia para conocer impugnaciones relacionadas con su circunscripción, es decir el conjunto que distritos electorales ubicados en la región de que se trate.

Tanto el COFIPE como el Tribunal Electoral representan hoy por hoy dos de los factores más importantes para la consolidación de la vida democrática de los mexicanos.