La época navideña es muy especial para todos, son días de alegria, de fiesta, de derroche, de consumismo que tanto fascina. Todos se concentran en regalar y en esperar recibir algún regalo de parte de algun ser querido o amigo. En fin, se trata de cosas materiales. No obstante, se olvida uno de sus aspectos más importantes, los valores morales.

Origen y situación actual

¿Se celebra la Navidad con el propósito de incrementar el consumismo en ésta sociedad?, o ¿son las personas las que han desviado el verdadero sentido y signifcado de la Navidad?

Si se analiza la situación, la navidad es una palabra derivada de natividad, cuyo significado es natalicio, lo que indica que la Navidad se originó segun los Evangelios de San Mateo Y San Lucas en La Biblia, con el original propósito de celebrar el 25 de Diciembre el nacimiento de Jesucristo el hijo de Dios. Esto responde la primer pregunta.

En la actualidad las personas conscientes o inconscientemente lo que menos hacen es recordar el verdadero origen de la Navidad y por ende, se dedican al consumismo extremo, se puede ver en las noticias y periodicos de todo el mundo, en internet que en los meses de Noviembre Y Diciembre los centros comerciales son abarrotados por multitudes de personas ansiosas por comprar, lo cual responde la segunda pregunta, la sociedad en su afan de consumo es la que ha desviado el origen de esta época.

La Navidad no se hizo para fomentar ni el consumismo, ni el materialismo, sino para celebrar en armonia, para regocijarnos espiritualmente y recordar a través de los años el nacimiento de Jesucristo en Belén, quien pagó por nuestros pecados.

Valores morales en Navidad

En la época Navideña en lugar de aferrarse tanto en compras se debería instar en fomentar los valores morales, en compartir con la familia pero no solo intercambiando regalos, sino enseñando a los demás, a los hijos, que hay cosas más importantes en la vida y para la vida como la benevolencia, la gratitud, la honestidad, la lealtad, el respeto y lo más importante, el amor al prójimo.

Los valores morales son útiles a lo largo de toda la vida y se deben fomentar durante cada uno y todos los días del año, pero que mejor ocasión para afianzarlos que en Navidad cuando todos se reunen en paz para compartir.

El Papa Benedicto XVI en una audiencia en el Vaticano el día 30 de Octubre de 2009, afirmó que una sociedad vigorosa se edifica por "la solidez de los valores morales que la sustentan, ennoblecen y dignifican”. Y la cuna para inculcar estos valores es por medio y a través de la familia.

Si en lugar de comprar tanto para consumo propio y los de la familia que probablemente tienen todo y hasta les sobra, porque no, tambien compartir y regalar a los necesitados, si es tanto el gusto hacia las compras y al gasto de dinero porque no también dar un poco a los que no tienen nada, conjuntamente se estaría practicando valores morales, siendo caritativos y benevolentes con los necesitados y se estaria siendo feliz con uno mismo.

Y no es que está mal regalar, está bien, es una manera de compartir, de gratificar, pero todo debe ser a la medida y ese es el punto, que díficilmente se sabe cual es el límite.

¿Que regalar en Navidad?

  • Regalar amor y paz a todos los que pasen en nuestro camino, conocidos o no conocidos.
  • Regalar y brindar felicidad a los que la necesitan y dar enseñanzas que duran para toda la vida a los que se aman.
  • Regalar esperanza a un niño necesitado o a un anciano que no esperaba un obsequio, regalar brillo de alegria en los ojos de una mujer o un hombre por medio de un presente o un gesto de bondad.
Que mejores regalos que ver la cara de satisfacción de estas personas y ver la expresión de orgullo en el rostro de tus hijos al ver los actos de bondad que se practican y deseando algun día poder hacer lo mismo por voluntad propia. Se debe recordar que son las acciones y comportamientos los que definen la clase de persona que se es y ese ejemplo es el que se da a las descendencias.

En Navidad el mejor regalo es dar esperanza a los que la necesitan y darse esperanza a uno mismo de que este mundo no es solo consumismo y fachadas, también es un mundo de espiritualidad, sentimientos y valores.

Que la Navidad sea una época de reflexión, una época de fortalecer los valores morales entre la familia, amigos, conocidos y no conocidos, y no solo de consumismo. Así que en esta navidad hay que esforzarse por ser mejores personas, mejores seres humanos y ese es el mejor regalo que se puede heredar a este mundo.