No todo son cámaras. A los apasionados de la fotografía se les pueden regalar miles de cosas para que puedan usar mejor su máquina más preciada. Desde filtros a libros de fotografía, hay toda una gama de posibilidades para regalar a un aficionado de la imagen congelada.

Regalar libros de fotografía

Los libros de fotografía son una apuesta segura. Para los principiantes, será mejor elegir libros generalistas como "La fotografía, paso a paso", de Michael Langford o "Fotografía digital de alta calidad" de José María Mellado. Para los más avanzados se pueden elegir libros más específicos, dependiendo también de los gustos de cada persona.

Uno de los más útiles puede ser un manual para utilizar el software de edición de imagen Photoshop. Hay algunos más especializados, como el curso "Del color al blanco y negro: paso a paso con Photoshop CS4", de Oliva F. Reina, donde se profundiza en esta técnica.

Regalos prácticos: un juego de filtros o un trípode

Aquellos regalos que le permitan mejorar las cualidades de su cámara será probablemente los que más utilizará posteriormente. Se puede regalar, por ejemplo un juego de filtros, unas lentes que se colocan delante del objetivo y que permiten obtener diversos efectos. Es muy importante comprobar el diámetro del objetivo a la hora de comprar el filtro, porque si no, no podrá utilizarlo.

El trípode, por su parte, es un elemento indispensable para cualquier fotógrafo que suela inmortalizar escenas con poca luz, como, por ejemplo, por la noche. Lo mejor es comprar un trípode pequeño y poco pesado, para que lo pueda llevar a cualquier parte.

Regalar una cámara compacta

Para aquellos que tienen una cámara de tipo réflex, con objetivos intercambiables, pero que se lamentan por perder grandes imágenes cuando no la llevan encima, puede ser útil tener una segunda cámara compacta que puedan llevar todo el día encima.

Se puede conseguir una compacta con buenas prestaciones entre 100 y 200 euros, especialmente las Panasonic Lumix, que se encuentran entre las mejores del mercado en su relación calidad- precio.

Regalos para mostrar las fotos: un álbum o un marco digital

Otra buena idea es comprarle algo para que pueda poner sus fotos. La última tendencia son los marcos digitales, donde se pueden ver aleatoriamente varias fotografías. También se puede optar por un regalo más tradicional, como un álbum original o un marco original, que incluso podremos hacer nosotros mismos, donde se puedan poner varias imágenes.

Regalos con sus fotografías

Poder ver sus fotografías en soportes especiales puede ser un regalo original . Se puede, por ejemplo, imprimir su imagen favorita en un gran póster para ponerlo en la pared o hacer camisetas y otros detalles con esa misma fotografía. O hacer un album con sus mejores disparos. Estos albumes se pueden hacer manualmente, cuyo resultado será más personal, o a través de internet, con un acabado más profesional y limpio.

Regálale una exposición

Si es tan sólo un aficionado y nunca ha tenido su propia exposición, probablemente le gustará ver sus fotografías expuestas en algún sitio público.No es un regalo sencillo, ya que primero hay que encontrar el lugar y después seleccionar las fotos, imprimirlas en buena calidad y colgarlas.

Para buscar el local, se puede recurrir a algún local de la asociación vecinal del barrio o de algún bar cercano. Para imprimir las fotos será mejor buscar el consejo de alguien profesional ya que es un proceso complicado.

Para hacer un regalo de fotografía es importante conocer el material con el que cuenta la persona que recibirá el detalle, así como sus gustos, para poder encontrar el obsequio perfecto.

Artículo relacionado: