En la capital de Colombia se producen en abril de 1948 los hechos conocidos como el Bogotazo. El asesinato del líder liberal disidente Gaitán provoca la furia de sus seguidores en Bogotá en una revuelta que tuvo importantes costos materiales y en vidas humanas.

Quién fue Jorge Eliécer Gaitán

Gaitán era un líder del Partido Liberal de Colombia. Desde 1946, este partido se hallaba dividido entre el ala oficialista, con Turbay a la cabeza, y el ala disidente dirigida por Gaitán. Éste último estaba ganando a amplios sectores populares con sus campañas contra el ejercicio de la violencia política y al incluir en su programa político reformas sociales y políticas en beneficio de las masas.

Por qué mataron a Gaitán

El sistema político colombiano se caracterizaba por ser un sistema bipartidista cerrado, donde difícilmente otras tendencias políticas, además de los liberales y los conservadores, podían aspirar a ejercer influencia en el destino de la nación. Si bien Gaitán pertenecía al Partido Liberal, había puesto en pie su propia tendencia que difería de la tendencia oficial.

La fuerza del bipartidismo institucionalizado y la tradición del ejercicio de la violencia para dirimir disputas políticas iban a poner fin al proyecto reformista gaitanista, vía su asesinato en las calles de Bogotá el 9 de abril de 1948.

El Bogotazo: los hechos

Apenas se descargan las tres balas sobre Gaitán, en pleno centro de Bogotá, la gente de las cercanías corrió a dar caza al asesino, Juan Roa Sierra. Éste no era más que un simple sicario, y a pesar de que la policía intentó protegerlo, la población de Bogotá movilizada acabó por lincharlo. Con este hecho comienza lo que pasó a la historia como el Bogotazo.

A partir de este momento cada vez más población de la ciudad se suma a la protesta contra el asesinato del que consideraban su líder. Se suceden los saqueos y los incendios. En el transcurso de la jornada 142 edificios resultan con daños irreparables. Las fuerzas armadas del Estado, tanto la policía como el ejército, se dividen entre quienes pretendían controlar la situación, muchas veces abriendo fuego contra los manifestantes, y quienes se suman a la rebelión. A duras penas se logra defender de la multitud el Palacio de la Carrera, la casa de gobierno en la capital colombiana.

De los enfrentamientos con las fuerzas armadas resultaron numerosos muertos. Algunas fuentes hablan de 500 muertos, otras de 3.000. En cualquier de ambos casos, el número es significativo.

La revuelta no se redujo a la capital de Colombia sino que se extendió a otras ciudades del país así como también al campo colombiano. En los municipios donde el gaitanismo tenía más peso la revuelta duró hasta un mes.

Una nueva época para Colombia

El asesinato de Gaitán significó el fin de la posibilidad de un proyecto de cambio en Colombia a través de las instituciones democráticas. Este líder se había esforzado por hallar espacios de representación política en el marco de la democracia colombiana, y el régimen político colombiano profundamente controlado por el bipartidismo dio por tierra con su proyecto a través de su asesinato. Por esta causa puede entenderse el fin del proyecto gaitanista como el fin de una posibilidad legal de oposición política dentro del régimen colombiano. Cabe preguntarse si esto no está en la base del surgimiento de los movimientos armados en el periodo posterior, tales como las FARC.