En esta época de Navidad, si saliéramos a la calle a preguntar qué es un pesebre seguramente muchos contestarían "es una cuna"; unos lo dirían con seguridad pues se sabe que el niño Jesús al nacer fue acostado en un pesebre y suena lógico que este sea una especie de cuna o de cama, pero otros contestarían dudando pues también se sabe que María y José no llegaron a un lugar donde hubiera una y mucho menos la llevaban consigo.

La palabra pesebre viene del latín praesepe

Según la página web de la Real Academia Española, la palabra pesebre significa:

  • "Especie de cajón donde comen las bestias."
  • "Sitio destinado para este fin."
Y en la biblia se usan ambos significados, la palabra pesebre se utiliza tanto para denominar el lugar donde se refugiaron María y José, es decir, el refugio para animales de granja, como para denominar el cajón que estaba dispuesto para que comieran los animales y que se usó como una especie de cama para acostar al niño Jesús recién nacido.

Los recipientes o pesebres que se usaban en ese entonces para colocar el alimento para los animales eran alargados, por lo regular de barro y sostenidos por unas maderas.

La palabra pesebre tiene varios sinónimos

Según el significado que se tome, de los antes mencionados, la palabra pesebre tiene varios sinónimos como lo son: cajón, canoa, comedero, artesa, dornajo, cubil, cuadra, establo, caballeriza, corral y pocilga, entre otros.

Y en el caso de un nacimiento o belén se usa, coloquialmente, la palabra pesebre como sinónimo de cama. Además, popularmente un pesebre también es un nacimiento o un belén, pues dicha palabra se usa como sinónimo de las palabras nacimiento o belén, que son la representación plástica de la Natividad de Jesucristo. Se acostumbra instalar estos nacimientos durante la época de Navidad, en los hogares, en las iglesias y en algunos sitios públicos.

Instalar pesebres en Navidad es una tradición

La costumbre de colocar belenes es una tradición especialmente católica pero son muchas las personas protestantes que la llevan a cabo como una costumbre navideña más y sólo lo utilizan como un objeto decorativo característico de la temporada.

En cambio, para los creyentes católicos es mucho más que eso, es el recuerdo de la Natividad de Jesucristo, el Salvador, y representa la humildad de Dios al tomar forma humana y de la manera más modesta, como se puede leer en el Evangelio según San Lucas en el capítulo 2, versículo 7:

"Y María dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue".

De esta forma, visto de manera coloquial, en un nacimiento o belén se tienen los tres usos de dicha palabra; en primer lugar, la escena expuesta es un pesebre, donde, en segundo término, se ven a María y José asilados, valga la redundancia, en un pesebre en Belén, que comúnmente se representa con una choza en lugar de una cueva que es la que se supone dio cobijo a los peregrinos según la mayoría de los autores, y por último, se aprecia al niño Jesús recostado sobre un pesebre, el comedero de los animales.