La igualdad por razón de sexo, o igualdad de género, encuentra su base y fundamento jurídico en la constitución Española de 1978.

El artículo 14 dice, que los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

El principio de igualdad entre hombres y mujeres, instituido por este artículo pretende terminar como han indicado el tribunal constitucional, con la histórica situación de inferioridad en que la vida social y jurídica, se había colocado a la población femenina.

El artículo 14 de la Constitución goza de una protección cualificada, según dispone el artículo 53 de la Carta Magna. Todo ciudadano que considere vulnerado el derecho que reconoce el artículo 14 podrá acudir al Tribunal Constitucional mediante el Recurso de Amparo.

Características de un maltratador

· Suele ser una persona muy dependiente

El agresor también va a ser una persona muy dependiente a nivel emocional, lo que le diferencia de su víctima va a ser el carácter agresivo para mostrar esa dependencia.

· De carácter altivo, seguro de sí mismo, confiado con la pareja, seguro del no abandono; en contraposición con su pareja necesitará la humillación y la sumisión del otro para estar contento ya que así no peligra su situación de poder.

· A menudo tienen sentimientos diferentes hacia la pareja, la necesitan y la quieren pero sienten hostilidad hacia ella como forma de canalizar sus carencias de tiempos atrás.

Son afectos positivos y negativos que ayudan a odiar a la pareja pero a necesitarla siempre a su lado y con él.

· Son celosos patológicos sin fundamento, también acosan, humillan y controlan a la pareja en todo lo que hace como forma de camuflar su necesidad de dependencia y su baja autoestima.

· Muchas carencias escondidas Todo está camuflado debajo de una coraza de fortaleza, pero realmente es una personalidad patológica con muchas carencias y muy poca valoración sobre sí mismo, a menudo son incapaces de mostrar sentimientos hacia el resto de las personas.

Cuáles son los motivos por los que un hombre pega a una mujer

Los especialistas en el tema han descubierto que no existe un único tipo de maltratador, sino toda una gama. En un extremo se encuentra el que recurre a la violencia de forma esporádica, sin tener armas ni antecedentes de abuso conyugal; en su caso, el episodio violento es de carácter aislado y parece estar motivado por factores externos. En el otro extremo se halla quien ha convertido los golpes en un fenómeno crónico, continuo, y da pocas muestras de remordimiento, o ninguna.

En primer lugar el hombre es más fuerte físicamente que la mujer y cobardemente ataca porque no va a recibir golpes por parte de victima que es débil, si se tratara de otra persona mucho más fuerte que él seguro que no tendría tanta valentía.

El experto explica que el maltratador frío y calculador es el más peligroso. El hombre que le pega a una mujer cree que la pareja es de su propiedad y no acepta su libertad y mucho menos que pueda “pertenecer a otro hombre”. Es posible que este tipo de maltratador haya tenido serios problemas tanto en la infancia como en la adolescencia.

Como actúan las mujeres que son maltratadas

Muchas veces, la mayoría de las mujeres que sufren maltrato por parte de su pareja, se mantienen en esta situación durante años, sin realizar ninguna denuncia. Si eventualmente lo hacen, luego se retractan por diferentes motivos. Generalmente expresan: ¨Me da pena¨, ¨Es que lo quiero¨, ¨Si no fuera por los niños¨, ¨No tengo dónde ir¨, ¨ De qué vamos a vivir?¨, ¨Le tengo miedo¨, etc.

Esto sucede por una disminución de autoestima, la falta de seguridad en sí misma y la gran necesidad de afecto y valoración que sufre la mujer golpeada. Aunque estos miedos podrían ser superados con una intervención psicológica y judicial adecuadas, es necesario en primer lugar, comprender la situación de la mujer agredida, escuchar sus vivencias y ayudarla a que, poco a poco, vaya recuperando los valores que ha perdido.

De cualquier manera, ante la discriminación de sexo o violencia de género tolerancia cero.