El conocimiento léxico varía de un individuo a otro en mayor grado que el conocimiento gramatical. Las reglas sintácticas, morfológicas y fonológicas son generalmente conocidas por todos los hablantes. En cambio, el conocimiento léxico comprende las palabras de la lengua que conoce, y cada una de ellas con su realización fonológica, su significado y los argumentos que pueden aparecer con ella.

Existen diferentes denominaciones para referirnos al léxico desde distintos puntos de vista:

Forma léxica o palabra

Aspecto fonológico gráfico; palabra considerada “físicamente”: compuesta de fonemas, de sílabas y de morfemas. Unidad que reconocemos intuitivamente como palabra (por ejemplo: se especifica que el abstract de una ponencia no debe exceder las 50 palabras). Desde esta perspectiva, en la frase Nadie vive dos veces, hay cuatro palabras y vive es una forma léxica compuesta por dos sílabas.

Lexema

Es la unidad de significado léxico (la forma que localizamos en el diccionario). Es la unidad fundamental del léxico de una lengua. En el español, en el caso de las palabras flexivas, convencionalmente se utiliza el infinitivo para denominar a los verbos (vivir), el masculino singular para denominar a los adjetivos (bueno), el singular para los sustantivos (mesa).

Pueden ser unidades compuestas por más de una palabra (frases o unidades fraseológicas): colocaciones, locuciones o frases hechas, muchas de las cuales no pueden ser descompuestas para su interpretación. Por ejemplo, la expresión luna de miel no se puede interpretar composicionalmente (sumando los significados), pues luna y miel por separado no significan lo que interpretamos al verlas juntas.

Ejemplos para aclarar los conceptos de palabra y lexema

En la expresión tomar el pelo, tres palabras se refieren a un único lexema compuesto (sinónimo de burlar). A un lexema le pueden corresponder muchas formas léxicas o palabras: por ejemplo, al verbo soñar: sueño, sueñas, sueña, etc.

Se me olvidó que te olvidé consta de seis palabras (si pensamos en formas léxicas), que nos remiten a cinco lexemas, porque las formas olvidó y olvidé corresponden a un mismo lexema: olvidar.

La palabra desde el punto de vista de la gramática

Esta distinción nos permite analizar la forma léxica cómpraselos, por ejemplo, como formada por tres palabras gramaticales (verbo + dos pronombres).

Caracterización de las unidades léxicas o lexemas

En ocasiones una unidad léxica o lexema coincide con una sola palabra, y, en otras, constituye una frase o un sintagma.

Lexema palabra

  • Palabra simple: se llama así a una palabra que constituye por sí misma un lexema y en cuya formación no pueden reconocerse dos lexemas agrupados. Puede ser léxica (si tiene significado connotacional, por ejemplo: libro) o gramatical (si sirve para establecer relaciones entre otras palabras léxicas, por ejemplo: porque).
  • Palabra compuesta: se llama así a una palabra que constituye por sí misma lexema y está compuesto por dos o más lexemas básicos: sacacorchos, trabalenguas. Es un ejemplo de la intersección entre la morfología y la sintaxis.

Lexema frase

Las unidades fraseológicas son unidades léxicas compuestas por más de una palabra. En la frase Juana se fue de Roma ayer, la interpretación es composicional: lexema por lexema encontramos sentido y luego integramos, componemos, el sentido global. No obstante, en el caso de Juana se fue de boca ayer, la composición nos da una frase ininterpretable.

Lo mismo ocurrirá con expresiones del tipo: tomar el pelo, estar hasta las manos. No siempre a partir de la sintaxis, la morfología y el léxico podremos interpretar composicionalmente el significado de una expresión.