La globalización es un término que se utiliza para referirse a fenómenos sociales que se extienden geográficamente por todo el planeta entre los que se incluyen la globalización económica y la globalización financiera. Sin embargo, es importante mencionar que la globalización es más antigua de lo que parece y además encierra un significado que contradice su mismo nombre.

Orígenes de la globalización

Según los autores del libro Geografía Política, Economía Mundo, Estado-Nación y Localidad, de Peter Taylor y Colin Flint, a lo largo de la historia han existido muchas globalizaciones con distintas características. Estos autores sitúan el origen de la globalización actual junto a la expansión geográfica del poder europeo alrededor del año 1450. A partir de esa fecha los dirigentes de los países y sus habitantes han tenido una creciente participación en temas que pueden ser considerados globales.

Tipos de globalización

Siguiendo muy de cerca los planteamientos de Taylor y Flint, la globalización contiene ocho facetas principales de las que se desprenden las demás:

  • La globalización financiera: describe el intercambio mundial instantáneo de productos financieros que se intercambian en las ciudades mundiales de todo el planeta todo el día.
  • La globalización tecnológica: describe la transmisión instantánea de información por todo el mundo.
  • La globalización económica: se refiere a los nuevos sistemas de producción que las transnacionales utilizan para disponer de capital y mano de obra por todo el mundo.
  • La globalización cultural: describe el consumo de “productos globales” en el mundo como la Coca-cola.
  • La globalización política: se refiere a la agenda política que fomenta la reducción de los gastos estatales, la desregulación y la privatización.
  • La globalización ecológica: se refiere a los problemas ambientales que afectan a todo el mundo, especialmente a los ocasionados por la actividad humana.
  • La globalización geográfica: se refiere a la sustitución de la noción “Internacional” por la noción transestatal y transnacional.
  • La globalización social: describe la nueva mentalidad de una sociedad mundial interconectada que trasciende las fronteras nacionales.

Características de la globalización

Si bien teóricamente la globalización se remonta al año de 1450, la característica predominante de los tiempos modernos son las tecnologías de la información que ya han moldeado a alrededor de un cuarto de la población mundial.

Básicamente, desde hace 500 años, políticos y (más recientemente) líderes empresariales hacen planes de expansiones mundiales, sin embargo, actualmente la tecnología otorga una sensación de cercanía sin precedentes en la historia mundial.

La acumulación de la riqueza

Por otro lado, la globalización también es un proyecto económico que incluye a muy pocas naciones y cuya principal característica es la profundización de la disparidad en la riqueza mundial. Taylor y Flint calculan que las 358 personas más ricas del mundo poseen la misma cantidad de riqueza que 2.500 millones de seres humanos. Sin embargo, a pesar de las esperanzas que la misma palabra globalización pudiera proporcionar, la tendencia mundial es hacer cada vez más extrema la distancia entre ricos y pobres.

La globalización en México

En México (país que debería ser conocido por ser el más desigual del mundo), gracias a la globalización política se permitió que una empresa estatal llamada Teléfonos de México fuera vendida al empresario Carlos Slim. La globalización disparó profundamente la desigualdad ya que mientras Slim se convirtió en el hombre más rico del mundo gracias a la adquisición de un activo estatal, el país cuenta con poco más de 53 millones de pobres, de los cuales más de 20 millones se encuentran en la llamada pobreza extrema, como se contabilizan a los que “viven” con menos de un dólar al día.

¿Qué es la globalización actualmente?

En nuestros días la globalización es la desembocadura histórica de un sistema mundial que ha resultado en una desproporcionada acumulación de la riqueza. Alfredo Jalife-Rahme, en su libro Hacia la desglobalización destaca la existencia de países “globalizadores” y países globalizados. Los globalizadores son aquellos donde tienen su sede las principales compañías del mundo, que conforman el G7 más Holanda, Suiza, Bélgica y Suecia.

Jalife demuestra su afirmación al analizar las clasificaciones que se hacen en la revista Fortune, donde los países del G11 ocupan el 90% de las primeras 500 firmas transnacionales que hay en el mundo.

Por otra parte, y siguiendo de cerca los planteamientos del doctor Jalife, los países globalizados son los también llamados “países emergentes” que agrupan al G32 y que han padecido las crisis financieras globalizadas mejor conocidas como efecto Tequila (1994), Dragón (1995), Vodka (1998) Samba (1999) y Tango (2000).

Además la globalización ha provocado profundas crisis en el índice Nasdaq, en el mercado petrolero mundial, en el mercado de futuros de materias primas de Chicago y sobre todo en el mercado de derivados financieros que provocó la quiebra de las instituciones bancarias de todo el mundo y su posterior rescate por parte de los Estados-Nación que la misma globalización defenestró.

En conclusión, la globalización es un proyecto económico de alcance limitado que incluye a aproximadamente 32 países que muestran un importante flujo de capitales de forma unidireccional del G10 al G32 y de plusvalía en la dirección contraria. Es la fase final de un sistema de producción iniciado siglos atrás, el cuál ha generado riquezas increíbles para unos cuantos. Probablemente una necesidad histórica que con suerte se resolverá en el transcurso del siguiente siglo.