La caries constituye actualmente la enfermedad crónica más frecuente en el ser humano. El 95% de la población sufre esta patología. Es una enfermedad caracterizada por una serie de reacciones químicas y microbiológicas que provocan el reblandecimiento de los tejidos duros dentarios y posteriormente la destrucción del diente, avanzando desde la superficie hasta el interior.

Factores que favorecen la aparición de la caries

  • Factores geográficos: las condiciones socioeconómicas sobre todo los hábitos alimenticios son las que tienen más importancia en la aparición de caries. En los países cálidos la incidencia es menor, probablemente por el sol y su influencia en el metabolismo en el calcio y en el fósforo. Existen zonas ricas en flúor que también disminuye la tendencia a tener caries.
  • Factores de raza: grupos étnicos puros tienen menos incidencia de caries, aunque también les puede favorecer el factor socioeconómico pues los negros de América son más propensos a tener caries que los negros de África.
  • Factor de sexo: la mujer tiene más posibilidad de tener caries que un hombre en una proporción de 3/2, esto es debido a los problemas hormonales de la mujer, a la menstruación y al embarazo.
  • Factor de edad: la aparición de máxima incidencia de caries suele ser entre los 16 y los25 años y en la adolescencia.
  • Factor hereditario: la composición de la saliva, la morfología de la cara y de los dientes son los hábitos sociales son los principales factores heredados.
  • Factores alimenticios: las caries están íntimamente relacionadas con el consumo de de hidratos de carbono, como azucares y sacarosa.

La formación de una caries

Según Dr. Fernando Caballero Martínez. Especialista en Medicina de Familia. Coordinador de la Unidad Docente de Medicina Familiar.

Las bacterias son microorganismos capaces de transformar los azucares de los hidratos de carbono en ácidos produciendo una desmineralización progresiva del diente que va destruyendo los tejidos duros, produciéndose la caries. Para poder destruir el esmalte, las bacterias se unen entre ellas, formando colonias unidas por sustancias segregadas por ellas mismas, así como por productos procedentes de la saliva, constituyendo la placa bacteriana, que es la principal causante de la caries.

La progresión de la caries va a estar limitada por la capacidad que tenga el diente para acumular y retener placa bacteriana. Esta facilidad a su vez va a depender de la forma del diente, de las fisuras y malas posiciones dentarias que dejan espacios libres para el acumulo de placa.

Evolución de la caries

La laca dental se deposita encima del esmalte, aprovechando algún hueco, en el cuál entran las bacterias que se hallan en la placa, al reaccionar con el azúcar que contienen los alimentos elaboran un acido que destruye el esmalte.

Como consecuencia de la destrucción del esmalte, la dentina queda al descubierto y la caries se extiende rápidamente, pudiendo llegar a matar el nervio con riesgo de que el diente se infecte y se produzca un acceso a la raíz.

El flúor aumenta la resistencia al ataque de la placa bacteriana, por ello se ha de utilizar como preventivo.

Prevención de la caries

Se basa fundamentalmente en cuatro aspectos:

  1. Mantener una correcta higiene bucal, con un buen cepillado dental que debe de conseguir eliminar la placa sin provocar daño en los dientes y en las encías, conviene seguir un orden para no olvidar de cepillar ninguna pieza. El movimiento será de vaivén con una ligera inclinación. El cepillo de cabeza pequeña para llegar bien a todas las zonas.
  2. Aumentar la resistencia del diente: aplicando flúor bien de forma sistémica (ingerido en liquido o pastillas) o tópica (aplicado directamente sobre la superficie del diente)
  3. Evitar causas productoras de la caries; con un control de la dieta rica en azucares.
  4. Tratamiento precoz de la caries; acudiendo al dentista cada seis meses o al menos una vez al año.
Enseñemos estas normas a los niños para que de mayores no tengan tantos problemas con la caries.